PRESIDENTA DEL SENADO

Prevenir el suicidio


Mónica Fernández Balboa

Lecturas: 470

El pasado 10 de septiembre fue el día interna­cional para prevenir el suicidio. Por esta razón, presenté en el Senado de la República una ini­ciativa para reformar la Ley General de Salud, ya que se trata de una situación que lamenta­blemente ha aumentado en nuestro país y que requiere la atención de las instituciones públi­cas y de la población en general. En los últimos 45 años, a nivel mundial, ha crecido el número de suicidios en un 60 %. En México, entre 1994 y 2016 la cifra aumentó en 244 %

El suicidio es un problema de salud que de­bemos atender aprendiendo, combatiendo, pe­ro, sobre todo, comprendiendo los problemas que lo provocan. Entre sus principales causas, son las enfermedades mentales y emocionales, como la bipolaridad, la esquizofrenia, la ano­rexia, la bulimia, la depresión, la desesperan­za, las adicciones, el maltrato intrafamiliar, el acoso laboral, el bullying, la violencia contra las mujeres y el miedo.

Sin embargo, el suicidio es prevenible. Por ello, se necesita que desde el Estado se integren equipos interdisciplinarios profesionales pa­ra su contención. Es indispensable capacitar al personal de las instituciones públicas en los diferentes órdenes de gobierno que confron­ta este problema como parte de sus activida­des cotidianas. Ese es el sentido del proyecto legislativo que presentamos en el Senado de la República y que recibió el apoyo de represen­tantes de todas las fuerzas políticas.

Tenemos que hacer a un lado el tabú y los estigmas sociales y mirar de frente a las per­sonas que atentan contra su vida, desde una perspectiva biopsicosocial espiritual. Como parte de la sensibilización de este triste pro­blema, el 10 de septiembre se iluminó la sede de la Cámara de Senadores de color naranja y a esta iniciativa se sumó el gobierno de la Ciu­dad de México encendiendo luces de ese mis­mo color diversos edificios y monumentos. Para prevenir el suicidio es muy importante que hablemos de él, que lo hagamos visible, pero es indispensable que todos nos unamos para detener ese flagelo que deteriora a la so­ciedad, enluta a las familias y lastima a miles de personas.

 



visitas