INVITADO

Los tambores que suenan no son de hojalata


Mouris Salloum George

Lecturas: 429

Los tambores que suenan no son de hojalata.

Una definición típica europea nos informa que los franceses votan con el bolsillo.

Esto es, según el color del cristal con que se mire a los candidatos a puestos de elección popular y su oferta económica.

Nuestro folclor nos da una opción retórica: Duele más el cuero que la camisa.

Aplica el diagnóstico cada vez que un gobierno pretende resarcir su déficit fiscal revisando su régimen impositivo.

Apenas sale una señal desde la Secretaría de Hacienda y las reacciones adversas no se hacen esperar. No hablamos de los contribuyentes cautivos, a los que asistiría la razón habida cuenta que se castiga su voluntad de cumplimiento.

Hablamos de los que, por su habilidad -no siempre legítima- para agenciarse ganancias y tienen, además sólidas y beligerantes organizaciones representativas de defensa, pretenden sobreponer sus poderes fácticos a los poderes constitucionales.

Nuevos ataques a la intención de legislar la justicia fiscal.

Estamos a la vista de la reproducción de la histórica resistencia contra las tentativas de legislar la justicia fiscal.

Aun antes de que se produjera en 2018 el cambio de actores en la conducción de los poderes del Estado, desde colegios especializados y despachos contables privados se puso el dedo en una ulcerada llaga: La existencia de cientos de empresas fantasmas que, constituidas en cártel, idearon redes circulares para tramar operaciones, incluso internacionales, de evasión de impuestos.

El daño patrimonial al erario público estimado fluctuó entre un billón y dos billones de pesos al año. Las nuevas autoridades hacendarias han decantado las cifras y ahora se tasan en medio billón de pesos anuales.

El tema fue puesto este año en la agenda parlamentarias por las cámaras del Congreso de la Unión. Esta semana, el Senado empezó a planchar dictámenes sobre penalizaciones a la defraudación fiscal maquinada.

*Director General del Club de Periodistas de México, A.C.



Columnas anteriores

visitas