ANALISTA

¡Viva México!


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 633

Nos encontramos en el mes patrio, ese es­pacio del año en el que nos sentimos más mexicanos que nunca y ponemos banderas nacionales por todos lados, asistimos a fies­tas para festejar el Grito de Independencia y hacemos gala de atuendos mexicanos uti­lizados a manera de disfraces, para hacer patente nuestro amor a la patria.

Mientras tanto, seguimos como socie­dad en general, siendo un desorden. Con sus honrosas excepciones, como en todo asunto del que se hable o escriba, seguimos estacionados en doble fila, en lugares para discapacitados, en lugares prohibidos y con orgullo justo abajo de la bandera de no es­tacionarse; y menciono estos casos, como ejemplos básicos de la falta de respeto y ci­vismo, de ausencia de conciencia elemental, como ocurre en lugares donde hay una obra carretera y no se pueda avanzar, debido a

 que somos incapaces de pasar uno por uno haciendo que todos pasen, en lugar de cau­sar un "tapón" donde nadie avanza.

Ése es un gran ejemplo para definir lo que nos pasa en México. Preferimos ge­nerar un "tapón" al desarrollo, al avance de la sociedad y al bienestar, por egoísmo, por ser abusivos y porque finalmente ac­tuar de esta forma, prácticamente no tie­ne consecuencias.

Este mes de septiembre por favor re­cuerde que México crecerá apenas al 0.1 por ciento, que vivimos en un país con 52.4 mi­llones de pobres y 9.3 millones en pobreza extrema.

Recuerde que patriotismo no es beber un shot de tequila gritando ¡viva México! a todo pulmón. Patriotismo y civismo es limpiar las heces de su perro cuando lo saca usted a pasear; o cruzar las calles por los pasos pea­tonales, no justo abajo de ellos; es respetar lo que no es nuestro, aunque no haya nadie que nos vigile, ni cámaras por todos lados; es trabajar y pagar impuestos.

Y para nuestras autoridades, no es só­lo llenar las calles de banderas y adornos mexicanos, ni dar discursos interminables mencionando a Hidalgo, Morelos, Allen­de, Abasolo, Ortiz de Domínguez y a todos los héroes que nos dieron patria; es trabajar sin robar. Es dejar a un lado la fan­tochería de la parafernalia del poder y servir a México, cobrando lo justo y aportando co­nocimiento. ¡Que Viva México!, ¡que viva la conciencia!, ¡que viva el respeto!.

 



Columnas anteriores

visitas