VECTOR X

Charly Lucas y su show legislativo


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1042

Se levantó el telón y se escuchó una casi imperceptible voz salida de las penumbras del Congretúnel: con ustedes señoras y señores, damas y caballeros, el diputado local Charly Lucas Valentino y su nueva puntada.

Así dio rienda suelta a su verborrea, que AMLO, el mejor presidente en la historia de México, debe reelegirse, porque seis años se pasan volando, como la velocidad del sonido o el efímero trinar de un ave tropical.

Y Tabasco, con semejante disparate expresado en tribuna, ha vuelto a ser noticia gracias a la gracia de Lucas, acaso folclórico, acaso irresponsable, acaso bajo sospecha de hablar al compás del invisible espiral humeante de algún monte enloquecedor.

Deslenguado, el legislador oriundo de Cárdenas da color a la legislatura y al mismo tiempo mete en aprietos a tooodos los morenistas quienes, apresurados, han salido a descalificarlo. El Presidente AMLO, el gobernador Adán Augusto y demás morenistas con cargo público rechazaron la gran idea de Lucas cuyo papel en el Congreso pareciera distinguirse con bufonadas.

Pero entendamos su razón: si la Cámara de Diputados es un circo, entonces el vistoso show está a cargo de los payasos. Así es la política de pintoresca, como aquel alcalde que sepultó a su caballo cantándole “un puño de tierra” con mariachis (“No entienden que mi caballo era como mi hermano”, se defendía de las burlas) o del diputado que sahumó el recinto legislativo para ahuyentar espíritus chocarreros.

Mientras Lucas se divierte de sus payasadas, Tabasco brilla en la cartelera nacional de lo ridículo. Qué pena. En fin, no tiene la culpa Charly sino quien lo hace diputado.

LA MORRALLA

Por alguna componenda política, Alejandro Álvarez se quedó con el hueso llamado OSFE. Limpia, protege y maquilla, según gusto del cliente. Ya es cuaderno de la 4T y también de quienes se fueron *** Eso sí, la gente espera la caída de peces gordos como Arturo, Rommel, Priego Solís y doña Marta Lilia siempre bien amachada en eso de mangonear al marido y el presupuesto*** Hasta mañana, DM.   

 



Columnas anteriores

visitas