VECTOR X

Congreso, ejemplo de honradez


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 890

Con reserva, recelo y desconfianza debe verse el cúmulo de observaciones presentadas por el Órgano Superior de Fiscalización ante el Congreso de Tabasco respecto a las cuentas públicas 2018 de los tres poderes y demás órganos que manejan recursos públicos. Al perro más flaco le caen todas las pulgas, decía mi abuela, y con ellos se ensaña el OSFE, con los ex funcionarios de larga cola y políticamente desamparados. A Núñez no le tocó un pelo en sus seis años de gobierno y ahora, valiente, le suelta metralla. Al final se verá si el circo de las observaciones termina en vinculaciones a proceso, procedimientos resarcitorios del daño patrimonial o simplemente en calambres a los exhibidos.

Curiosamente, de los tres poderes, el OSFE no encontró irregularidad alguna en la cuenta del año pasado ejercida por José Antonio de la Vega y Beatriz Milland en el Poder Legislativo.

Ni un lápiz ni un oficio mal redactado ni una galleta se ha extraviado. Nada que observar, nada que corregir.

Alejandro Álvarez, titular del temible OSFE, respetó las influencias de su ex jefe De la Vega y de su jefa Milland.

Pese al reclamo de trabajadores del congreso, al recorte de compensaciones, al poco transparente manejo del dinero, el señor Álvarez cuida su chamba y extiende a los dos sus respectivos diplomas de buena conducta, nada creíbles constancias de transparencia. Limpio todo.

Y cómo no, si al principio de la actual legislatura la 4T le andaba tendiendo la cama y buscaba sustituto, pero el funcionario se cuadró y se ha arrodillado. ¿Qué hora es? La que usted diga, patrón.

LA MORRALLA

Julissa Riveroll, directora de la Policía Estatal de Caminos, llegó a ese cargo de rebote y va aprendiendo, poco, sobre la marcha. Quizá uno de los primeros cursos que debe tomar es el de atención al público para escuchar a la gente con una buena dosis de humildad.



Columnas anteriores

visitas