EL CHAPUCERO

Las mayorías son para ejercerlas


Nacho Rodríguez

Lecturas: 3259

En México se vive en democracia o sea en un "gobierno de las mayorías". En otras palabras, ante la imposibilidad que haya unanimidad de todas las fuerzas políticas y sociales sobre los temas que trata el gobierno, se "impone" la voluntad de las mayorías. Punto. Este sistema, inventado por los griegos hace miles de años, ha resistido el paso del tiempo porque, a pesar de sus bemoles, es el que mejor funciona. En ese sentido, ahora que MORENA es MAYORÍA en las cámaras legislativas, tiene que asumir la responsabilidad y el costo de EJERCERLA, so pena de que quienes votaron por este partido, se sientan traicionados.

Esto viene a cuento por los chantajes exagerados que la disminuida oposición panista y priista está ejerciendo contra la mayoría morenista en San Lázaro y el Senado, donde exigen cargos políticos pretextando el cumplimiento a leyes y reglamentos secundarios, echando por tierra el hecho que apenas representan un 20% del electorado. El PAN ciertamente es segunda fuerza, pero en términos de representación popular, debemos recordar que en 2018 únicamente ganó en 1 de 32 entidades federativas, mientras que MORENA barrió en todos los demás territorios. En cambio, MORENA representa no solo la mayoría absoluta (50+1) sino la mayoría calificada en ambas cámaras, lo que les da el poder de cambiar hasta la Constitución sin necesidad de negociar nada con la oposición. Este fue el poder que les dio el pueblo. Así que negociar cargos con una irrisoria oposición que los chantajea por cualquier cosa es, sencillamente, una traición al mandato popular y a los votantes.

Lo ideal sería, obvio, que el panismo y el priismo estuvieran de acuerdo con los cambios propuestos por la 4T, pero si no quieren jalar por las circunstancias que sean, ni modo, que MORENA ejerza su MAYORIA, que para eso fueron votados. Vociferará la oposición y les dirán autoritarios. ¿Y eso qué? Al final, la democracia es, se repite, el gobierno de las MAYORIAS, no de la UNANIMIDAD.



Columnas anteriores

visitas