ENFOQUES

Gasoductos de CFE, buenas señales


Héctor Dagdug Rangel

Lecturas: 502

El reciente anuncio de la renegociación de los contratos que la Comisión Federal de Electricidad sostiene (desde el sexenio pasado) con grandes firmas privadas para la operación de una red de gasoductos en la República, envía una señal positiva a los capitales y la inversión en general. En primero término porque la revisión contractual se dio en un clima de tolerancia, donde los empresarios involucrados mostraron su disposición a sentarse con las autoridades nacionales sin ánimos ventajistas ni de ambición incontrolada, imagen o percepción colectiva que de ellos se llega a tener. En segundo sitio, el gobierno encabezado por Andrés Manuel López Obrador demostró, al menos en este caso, no actuar unilateral ni arbitrariamente en los temas de la relación entre el sector público y privado. No se coloca en un pedestal al presidente de México, de hecho hay temas o visiones que no compartimos con él tanto desde el ámbito empresarial como el ciudadano; sin embargo, en este caso, dado que existía cierto desconfianza sobre cómo enfrentaría su gobierno la relación contractual entre las tres empresas con mayor participación en la red de ductos, pues se vislumbraba la posibilidad de una cancelación de contratos y una eventual "lluvia" de amparos o demandas contra la decisión del Ejecutivo Federal lo cual causaría una confrontación perjudicial para el país; no obstante, prevaleció la sensatez y el diálogo entre las partes evitándose así, señales muy negativas para la inversión presente y futura. En resumen: se lograron acuerdos razonables y equitativos cuyo principal beneficio para las arcas nacionales es el ahorro en el mediano plazo de 3 mil 700 millones de dólares, aunque permitiéndole a las empresas tenedoras de los contratos, mayores flujos de efectivo pues el acuerdo en cuestión estableció pagos planos (fijos iguales) durante la vigencia del contrato en lugar de pagos escalonados y crecientes a 25 o 30 años; también se prevé que en el corto plazo el país acceda al gas más barato del mundo al contar con una gran y eficiente infraestructura de gasoductos operados por la iniciativa privada. Finalmente, se crea un ambiente de confianza para otros temas donde a participación de la IP participe sin temor a acciones arbitrarias.



Columnas anteriores

visitas