VECTOR X

Silva se clava el maíz


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1040

 

 

LAS SOSPECHAS EN TORNO A UN EJERCICIO INDEBIDO NUNCA HAN SIDO ACLARADAS.

 

Agustín Silva no termina de aclarar su paso como secretario de Comunicaciones y Transportes en el gobierno de Arturo Núñez, y ya se metió en otro lío con sus compañeros de bancada, quienes ahora le exigen transparencia en el manejo de recursos de la fracción.

Irrelevante, la estatura política del compadre de Núñez habría pasado desapercibida si no es porque genera problemas dondequiera que se para, y maneja recursos públicos.

En la SCT, la amañada asignación de concesiones para taxis generó sospechas en torno a la honestidad del ex funcionario. La actual titular del área, Egla Cornelio, declaró en días pasados que existen irregularidades que ya se investigan.

Vecinos de Silva han revelado al reportero que en su casa mantiene algunas unidades del servicio público, y hasta construyó una plaza comercial por la zona donde vive. Si se trata de negocios debidamente declarados y congruentes con sus ingresos como funcionario, ni hablar, bien ganado, pero las sospechas en torno a un ejercicio indebido nunca han sido aclaradas. Hoy, el legislador entra en otro escándalo. Una de sus compañeras de bancada le exige la devolución de 30 mil pesos mensuales que como coordinador parlamentario del PRD cobra por cada uno de los seis integrantes de la bancada.

Podrá él, por supuesto, hacer con sus 30 mil pesos disfrazados de maiceo lo que le venga en gana, pero clavarse el recurso de sus compañeros es una infamia.

De ese tamaño es el tráfico de recursos en la Cámara de Diputados, y de esa vara el descaro, sin importar el machetazo a yegua de espadas.

LA MORRALLA

Ricardo Monreal clama hoy por unidad en la fracción de Morena en el Senado, esa misma unidad que él se negó a dar cuando AMLO lo desbarrancó de la candidatura al gobierno de la CDMX para ungir a Claudia Sheibaum *** De a muertito nadan los integrantes del consejo ciudadano del Sistema Estatal Anticorrupción. Nada ven, nada saben, poco trabajan, pero cobran a manos llenas. Son cuates de alguien que les entregó esa especie de beca *** Hasta el domingo.

  

 

 

 



Columnas anteriores

visitas