DOBLE FILO

La república, nuestro estado


Homero T. Calderón

Lecturas: 809

En ocho meses la república ha dado un vuelco espectacular y trágico. Rosario ya está en la cárcel dando su declaración. Es la primera pieza en la jaula. Es el poder de Andrés Manuel metiendo a la cárcel a la primera de cientos, miles de rateros públicos. Pero atrás de ese México que empieza a hacerse justicia, hay uno que no sabíamos que existía, el del huachicol, el de los especuladores de todo tipo. Este México fue descubierto por Andrés Manuel. Si no ha sido por él, nunca nos hubiéramos enterado del tamaño de la corrupción nacional. Es un México atrás de otro México. Durante 70 años vivimos una realidad que no era. Nuestra economía fue renombrada una y otra vez como la séptima más chingona del mundo. Pero era de mentiritas. Miles de magos hicieron de México un teatro guiñol.Salinas de Gortarile robó tres ceros al peso. En el mundo éramos la séptima economía pero en la realidad somos una monstruosa fábrica de pobres. Nos vendieron a negociantes de todas las raleas. Y de repente, ¡zaz!, apareció un México donde los dueños del huachicol eran unos cuantos. Son los ricos, los políticos del PRI y del PAN; Este último partido mantenía su economía y sus campañas de la explotación irracional de los ductos de PEMEX en Puebla. Y luego la realidad económica antes los bancos mundiales. México debe más de dos billones de pesos a los grandes trusts fnancieros…Ta´que lo parió. UNA TARDE cualquiera, éste columnista sale a la calle en su viejo Honda. Llega a la glorieta de la Diana Cazadora. Sobre Paseo Usumacinta los coches que van hacia el parque de la Feria, no lo dejan incorporar al tráfco, diez minutos esperando para colarse. Cuando por fn lo logra, no logra incorporarse al tráfco en sentido contrario. Es bestial el tráfco.

¿Qué pasa?, se pregunta el "vetarro" periodista. Si el tráfco es tan intenso es porque hay para comprar gasolina. Tenemos una economía limpia y pujante. ¿Por qué somos tan chillones entonces?. Mal se ven los críticos criticando aAdán Augusto y sus medidas de austeridad...



Columnas anteriores

visitas