MANIFIESTO

Maldito gen suicida


José Chablé Ruiz

Lecturas: 596

“Un pueblo sin memoria es un pueblo sin historia”, anotó el científico social Alonso Aguilar Monteverde en la presentación del libro “México en Guerra (1846-1848)” el 7 de agosto de 1997, en donde resaltó que debido a que en ese tiempo “estaba en descomposición un viejo orden social”, los norteamericanos impusieron un pacto leonino a México como lo fue el Tratado de Guadalupe Hidalgo con el que lo despojó de 2 millones 378 mil 539 km² de su territorio nacional.
 
“Historia que no es sólo el pasado sino también el presente y la capacidad para responder a los retos que el futuro nos plantea”, indicó el investigador y economista de la UNAM, que planteó su sorpresa y desconcierto porque “monarquistas y republicanos, centralistas y federalistas, regionalistas y nacionalistas, conservadores y liberales y aun liberales moderados y “puros” no fueron incapaces de olvidar sus discrepancias y resentimientos y enfrentarse, unidos, al enemigo común”, los norteamericanos.
 
La anterior cita es para buscar comprender el por qué los tabasqueños no nos unimos en torno a un gran proyecto económico propuesto por el presidente Andrés Manuel López Obrador para detonar el desarrollo industrial y socioeconómico de Tabasco como lo es la Refinería de Dos Bocas, que el gobernador Adán Augusto López Hernández apoya para rescatar a los tabasqueños de la pobreza y la inseguridad.
 
En “"Tabasco en sepia: economía y sociedad 1880—1940”, el historiador Elías Balcázar Antonio narró que en la construcción de los caminos de Tabasco a principios del siglo XX que significaba progreso, “los caminos no solo tenían que hacer frente al hostigamiento de una naturaleza indomable”, sino también a la “ambición desmedida y eternamente insatisfecha de los hombres era otro enemigo a vencer”.
 
Y es que los propietarios de los terrenos donde se trazaban los caminos alteraban las medidas para su provecho con el fin de imposibilitar el paso y la prosperidad de los municipios.
 
La mentalidad del tabasqueño no cambia, la historia apunta que tiene un gen suicida que sino muta su transformación estará condenado a vivir en la miseria.
 


Columnas anteriores

visitas