MANIFIESTO

Matan gallina de “huevos de oro”


José Chablé Ruiz

Lecturas: 1303

En "Tabasco en sepia: economía y sociedad 1880-1940", el historiador Elías Balcázar Antonio, rescata la algarabía que provocaba en la sociedad villahermosina visitar Dos Bocas por agua. Ese periplo centenario ahora cobra doble fuerza: admirar el paisaje y la naciente refinería que oxigenará la economía de Tabasco y disminuirá la dependencia de gasolina de México del extranjero.

Aquella narrativa del catedrático e investigador de la UJAT originario de Paraíso, refiere la hospitalidad de ese municipio cuyos habitantes actuales -86,632 personas, según el censo 2010 del INEGI–, sintieron este lunes el atípico sismo de magnitud 4.1 en la escala de Ritcher con la misma incertidumbre que hay ahora en el incremento desmesurado de renta y venta de terrenos e inmuebles.

Raúl Rodríguez Martínez, presidente de la Asociación Mexicana de Profesionales e Inmobiliarios, reiteró la denuncia del aumento desmedido a los precios y costos en el sector inmobiliario -en algunos casos hasta de 40 por ciento, afirma-, lo cual recuerda el efecto de la bonanza petrolera de la década de los setentas.

Pero en Paraíso, ya lo decía a modo de broma denuncia el desaparecido poeta Ángel Suárez Rodríguez: "todo lo absorbe el paisaje a pesar de las parvadas de buitres..." Al buen entendedor, pocas palabras: a río revuelto, ganancia de pescadores.

Justo es lo que pasa en Paraíso. La avaricia de la iniciativa privada local y también de connacionales que tienen propiedades en el lugar, fomenta la especulación a costa de la iniciativa del presidente Andrés Manuel López Obrador de reactivar la economía estatal.

Pareciera que la especulación que generan en el mercado inmobiliario tanto los dueños de bienes inmuebles, de terrenos y los agentes inmobiliarios en Paraíso, es el "Tabasco de los dos Tiempos" al que se refirió el también historiador Ramón Castellanos Coll, al prologar el libro del mismo nombre de Elías Balcázar, pues exhibiría la corta visión del tabasqueño que prefiere "matar la gallina de los huevos de oro", a preservarla para vivir con dignidad y con bienestar general.



Columnas anteriores

visitas