VECTOR X

PRI, cadáver insepulto


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1009

Vanos, infructuosos, inútiles o como usted quiera decirles se antojan los intentos por resucitar al PRI en tiempos de la Cuarta Transformación.

No se ve cómo una nueva dirigencia nacional logre cohesionar tanto intereses, ambiciones y proyectos personales, pero sobretodo revierta el lastre del priísmo caduco, dictatorial y putrefacto.

El PRI aportó gran parte de sus cuadros a la creación de Morena, desde donde aplicaron la vieja práctica de la democracia dirigida y les ganaron casi todas las elecciones a sus ex compañeros tricolores.

Para que la cuña apriete debe ser del mismo partido. Alejandro Moreno, ex gobernador de Campeche, presidirá el tricolor a golpe de billetazos.

Su liderazgo será producto de un proceso desaseado, lleno de inconsistencias y artimañas. Vaya sorpresa. 

Desde esa posición trabajará a favor de su candidatura presidencial, y tendrá margen para inconfesables negociaciones políticas con el gobierno federal. En Tabasco, el pronóstico para la causa del priísmo es realmente pesimista. 

Sin dinero, sin liderazgos fuertes, sin líderes sociales, el PRI no mueve la cola en la época más floreciente de Morena, cuyas siglas tienen un gobierno recién estrenado con un enorme potencial para generar empleos, impulsar millonarias inversiones y capitalizar los programas sociales.

No se ve la rendija por donde el tricolor se levante de sus cenizas, vaya, sus críticas a Morena ni cosquillas le hacen.Se busca superhéroe que reviva al difunto.

La Morralla: Le preguntan a quien ésto escribe de dónde saltó a la política el Senador Ovidio Peralta. A su padre le dicen en Comalcalco “Chavo camioneta”, quien hizo millonarios negocios con las secciones del sindicato petrolero y patrocinó las campañas de Javier May y Lorena Méndez. Esos son los grandes méritos del muchacho Ovidio, suplente de May *** Hasta el jueve. 



Columnas anteriores

visitas