VECTOR X

Robles en la mira; ¿y las universidades?


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1343

EL JUICIO INICIÓ CONTRA LA GRAN CABEZA DE LA ESTAFA.
 
La Estafa Maestra, el gran atraco por cinco mil millones de pesos cometido desde la Secretaría Desarrollo Social con la complicidad de diversas universidades, empieza al fin a tener repercusiones jurídicas y políticas interesantes. Curiosamente, el brazo de la justicia ha empezado por sentar en el banquillo de los acusados a la ex titular de Sedesol, Rosario Robles, principal beneficiada del millonario robo junto a su brazo derecho, Emilio Zebadúa.
 
Común es que las Fiscalías empiecen por someter a los mandos medios de las dependencias a quienes se les fincan responsabilidades, sin tocar a los titulares, vaya, subsecretarios y otros mandos superiores se suelen salvar de la guillotina. 
 
Aquí, en cambio, el juicio inició contra la cabeza de la estafa, doña Rosario, en la mira de la Fiscalía para vincularla a proceso de un momento a otro.
 
Según el reportaje del portal Animal Político, funcionarios de dependencias como la SEP, Banobras y otras más participaron en el fraude, sin que exista hasta el momento información alguna sobre el curso de las investigaciones contra otros servidores públicos. 
 
Para el gran robo, Sedesol contó con la complicidad de diversas universidades, entre ellas la UPCH, Politécnica del Golfo de México, el Instituto Tecnológico Superior de Comalcalco, y la Universidad Tecnológica de Tabasco (UTTAB).
 
Cuando se dio a conocer la investigación, los periodistas dieron a conocer a los rectores o directores responsables de las universidades en el período de la Estafa Maestra. Ellos son: José Víctor Zárate, José Luis Hernández Lazo y Pedro Javier Muñoz Vergara por la UPCH; Fernando Calzada por la UTTAB; Carlos Mario Olán López por el Tec de Comalcalco; y Luis Andrés Domínguez por la Politécnica del Golfo de México.
 
Si la FGR vincula a proceso a Robles, entonces la investigación debería ir a fondo para conocer la responsabilidad de funcionarios o ex funcionarios universitarios que andan quitados de la pena, y bien rayados.


Columnas anteriores

visitas