Columna Invitada

Oposición al ritmo de la marimba


Juan José Graham

Lecturas: 678

La marimba se adoptó en Tabasco como instrumento principal para la música folklórica y el zapateado, popularizándose su ejecución en la segunda década del siglo XX, de acuerdo con marimberos e historiadores locales. Como buen tabasqueño, seguramente el Presidente López Obrador creció escuchando este bello instrumento, y sabe bien cómo luce un zapateado en escena durante las ferias locales.Un zapateado, al igual que las ruedas de prensa mañaneras, necesita ciertas características y materiales, como un escenario de madera (como un templete), sonido (bocinas y micrófonos) y público presente (en este caso los medios de comunicación), pero supongamos que para completar el zapateado necesitamos contar con músicos (principalmente un buen marimbista), bailarines, instrumentos y canciones para entonar el ritmo a seguir.

 

El Presidente López Obrador, como principal actor de las mañaneras, decide el orden de los temas a tocar, decide quién o quiénes de su gabinete lo acompañan, y no permite que se salga de control el tono de la rueda de prensa.Pero faltan dos elementos muy importantes... las y los bailarines y las canciones.

 

La oposición baila al ritmo y son del Presidente, con agendas sincronizadas, ni parece que son partidos diferentes y mucho menos con capacidad de generar contrapropuestas sólidas y argumentadas, al parecer las canciones de cada semana se tocan desde las mañaneras. Algunos éxitos de las semanas han sido: “México y el perdón de la conquista”, “Porra fifí en tercera base”, “Desde Rusia con amor ft Krauze”, “El lago hermoso de Texcoco”, entre otros.

 

Hoy se requiere de una oposición partidista que actúe de manera diferente, y no permanezca inerte ante los ejercicios absolutos del poder.Hasta que los partidos en la oposición y las organizaciones de la sociedad civil empiecen a entonar agendas con propuestas para sus representados (canciones propias), comunicación política propia (no sólo sobre lo que diga el Presidente), y contrapropuestas a las del partido hegemónico con estrategias claras (instrumentos) y acompañadas (músicos), no van a dejar de seguir bailando el zapateado del Presidente. 



Columnas anteriores

visitas