TELÉFONO ROJO

Tambores de guerra en el PRI


José Ureña

Lecturas: 289

Ellos se conocen muy bien. Por eso unos y otros recelan de los demás. Ahí está el riesgo de guerra y más división del PRI para la elección interna del domingo próximo. No son temores nada más con las tres fórmulas participantes, las encabezadas por Alejandro Moreno Alito, Ivonne Ortega y Lorena Piñón. Ellos tendrán sus propias causas y razones. El riesgo mayor es hacia quienes han detentado y explotado esa organización como patrimonio propio durante años, hasta hacerla un guiñapo sin fuerza ni presencia ni opinión.

Ahí puede estar el problema. Esos históricos sienten la avalancha a favor de Alejandro Moreno y tratan de boicotear y reventar las votaciones dominicales para conseguir su anulación.

¿Con qué fin? Evitar el arribo de Alito y el reconocimiento de su victoria por sus dos contendientes, la yucateca Ortega y la veracruzana Piñón. De esa manera, con el apoyo del actual comité de Claudia Ruiz Massieu, estarían en posibilidad de imponer un interino. Le adelanto para quiénes trabajan: para un ex coordinador senatorial y para un ex secretario de Gobernación.

ALERTA DE GOBERNADORES

La física también es útil en la política. A toda acción le sigue una reacción, ésta está en marcha. Es un equipo de vigilantes dedicados a evitar operativos en masa.

Al frente aparecen los gobernadores del PRI: el oaxaqueño Alejandro Murat, el potosino Juan Manuel, el sinaloense Quirino Ordaz, el duranguense Miguel Angel Riquelme…

Ellos y otros aunque se hayan declarado neutrales y, en cumplimiento de su palabra, hayan llamado a votar sin presiones, sin consignas. Han hablado con los tres candidatos y les han pedido mantener el orden, llamar a sus seguidores a sufragar en paz y a estar en comunicación para evitar conflictos. Especial marcación han puesto a los operadores de Ivonne Ortega y Ulises Ruiz, ya en alianza frontal contra Alejandro Moreno.



Columnas anteriores

visitas