EL COMEJÉN…T

¡Bomba! : ¿Atómica o Yucateca?


Óscar Ariel Escalante Zapata

Lecturas: 923

Hoy se conmemoran 74 años del lanzamiento de la primera bomba atómica sobre una ciudad; fue en Hiroshima, Japón, y causó la muerte instantánea de 70 mil personas; en total se presumen que fueron 166 mil, debido a la intensa radioactividad.

La otra se la dejaron caer tres días después a Nagasaki, por orden del presidente de Estados Unidos, Harry S. Truman; ambos ataques nucleares contribuyeron a la rendición de Japón y al fin de la Segunda Guerra Mundial. Después de seis meses de intenso bombardeo de otras 67 ciudades, la bomba denominada 'Little Boy' fue soltada sobre Hiroshima y la 'Fat Man' sobre Nagasaki, siendo los dos únicos ataques nucleares de la historia, que ojalá nunca se vuelvan a repetir. Y todo se debió porque Hirohito, emperador de Japón, decidió declararle la guerra a los Estados Unidos, si no les levantaba el embargo petrolero y por ello atacó Pearl Harbor, el 7 de diciembre de 1941.

Pero Hirohito nunca se imaginó que esa osadía le costaría la vida a miles de sus compatriotas y la destrucción de ambas ciudades, casi cuatro años después, el seis de agosto de 1945; algo así como lo que le pasó al PRD, luego de la corrupción en el gobierno de Arturo Núñez, que Morena lo avasalló en las elecciones pasadas.

El ataque a Pearl Harbor se realizó un día después de que el entonces Presidente de Estados Unidos, Franklin D. Roosevelt, autorizara un proyecto secreto conocido como 'Manhattan', que a la postre era la bomba atómica; la 'Little Boy' estaba hecha con uranio- 235, mientras que la 'Fat Man' de plutonio- 239, algo así como 'la Potra' Sánchez y 238 amigas más.

¡Pobres japoneses! Si en vez de atacar al Puerto de Perlas hubieran atacado al de Progreso, hoy seguirían riéndose con una fuerte dosis de dos poderosas bombas yucatecas, o si hubieran agredido a Dos Bocas, les hubiéramos recetado un par de bombas chocas.

Lo mismo hubiera sucedido en Tabasco, si Arturo Núñez, perdón, si Martha Lilia hubiera gobernado con rectitud y honestidad, hoy el gobernador sería Gerardo Gaudiano, pero como bien dicen: ¡tan malo resultaron el narizón y su pareja, como el colorado!



Columnas anteriores

visitas