TELÉFONO ROJO

Baja California: la hora cero


José Ureña

Lecturas: 291

La legalidad vive horas definitivas. La nueva Legislatura de Baja California ha ordenado al gobernador Francisco Vega publicar la reforma constitucional para dar cinco años de gobierno a Jaime Bonilla.
 
No importa si el viejo, viejísimo amigo de Andrés Manuel López Obrador fue votado en junio solamente para dos años para empatar la elección del próximo mandatario en 2021.
 
Esa determinación está en distintos documentos oficiales:
En decisiones anteriores del Congreso de Baja California y del Trife está la decisión del período de dos años.
 
No más.
Aquí lo anunciamos: Jaime Bonilla, Morena y los operadores presidenciales enviados desde la Ciudad de México ganaron la votación para ampliar el período a cinco años.
 
-La oferta inicial fue de un millón de dólares -detallamos cuando nos referimos al presidente del Congreso hasta antier, el priísta Carlos Alberto Torres.
 
Y como fue la oferta inicial, todo mundo supone cantidades mayores.
 
Con un agravante: ¿dónde están la Unidad de Inteligencia Financiera, la Fiscalía General y demás instituciones a cargo de vigilar delitos y corrupción?
 
LOS 7 VOTOS DE LA CORTE
Todo mundo espera valladares.
El primero sería el TEPJF, a donde llegarán las impugnaciones del presidentes municipales, partidos políticos, instituciones civiles, organismos políticos y por supuesto ciudadanos.
 
El segundo será la Corte, donde recalarán los procesos de inconstitucionalidad para hacer valer no la Constitución de Baja California, sino del país.
 
Aquí está el problema.
 
Pueden decirse muchas cosas, pero aquí va un dato: Jaime Bonilla hurgó y recibió la venia superior -y si no, desmiéntalo el subsecretario de Gobernación, Ricardo Peralta- para instrumentar la prolongación de su mandato.
 
Y va otro más:
La Corte no es libre.
Basta recordar cómo resultó electo Arturo Zaldívar. 
 
Desde el poder, con la intervención de secretarios de Estado y de altos funcionarios de la Presidencia se le dieron los seis votos necesarios para sustituir a Luis María Aguilar.
 
El suyo y de seis ministros más, ahora obedientes a cualquier instrucción.
¿Verdad que la legalidad vive horas definitivas?
 


Columnas anteriores

visitas