LÍNEA ECONÓMICA

Libertades sí, bloqueos no


Javier Lagunas

Lecturas: 233

Es inadmisible que todos los partidos políticos, sus dirigencias, senadores, diputados, periodistas, los opositores de Andrés Manuel López Obrador y algunos sectores de la "sociedad civil" estén atacando con saña la propuesta de modificaciones al Código Penal de la entidad, para endurecer las sanciones contra quienes bloqueen carreteras con marchas u otros métodos, o bien, impidan la ejecución de obras públicas o privadas. Como era de esperarse, los enemigos de Tabasco comenzaron a denostar la iniciativa con argumentos fuera de contexto, mentiras e imprecisiones con la única idea de confundir y causarle problemas al Gobernador Adán Augusto López quien, en su calidad de titular del Poder Ejecutivo Estatal, envió la iniciativa al Congreso local. Afectos a colocar motes irrespetuosos, la llaman "Ley Garrote", cuando lo cierto es que se trata de PONER ORDEN, algo que hace mucha falta desde hace mucho tiempo; se pretende acabar con la flagrante e impune violación al Estado de derecho cuando, por las razones que fuesen, grupos de inconformes bloquean una carretera, toman instalaciones públicas, cierran accesos a pozos petroleros o interrumpen la ejecución de obras particulares o de gobierno. La legislación a modificar NO busca ni significa que habrá represión o se vulneren garantías constitucionales ni libertades por más que así lo intentan hacer creer partidos y otros actores políticos y sociales; se busca de una vez por todas, dar certeza a la inversión privada que encontraba en pseudosindicatos o constituidos y algunos grupos poblacionales, un freno a sus actividades productivas GENERADORAS DE EMPLEO para miles de tabasqueños y por estas fuentes de trabajo, es decir, para aumentarlas y conservar las existentes, es preciso e impostergable que toda obra pública e inversión privada NO conozca tropiezos sin que ello implique, desde luego, ignorar las normas y disposiciones técnicas y legales que rigen sus actividades. Manifestarse por supuesto, demandar cumplimiento de compromisos sin duda, pero eso no debe pasar por violentar el derecho de terceros como el de libre tránsito ni atentar contra la propiedad particular o pública. Ni ley "garrote" ni cosa parecida, hay que ser sensatos, se trata del respeto a la libertad de TODOS.



Columnas anteriores

visitas