Purgatorio

“Grillo Loco”, el eslabón perdido...


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 1517

HISTORIAS DE PALACIO.
 
La reinserción de Rodríguez Prats al gobierno choco causó asombro en los “no iniciados”, empero, la biografía del panista está ligada a las tormentas. Él, a diferencia de Núñez, no sólo se ha reinventado, también ha mutado su piel sáurica en el tiempo y la circunstancia (virtud reservada únicamente a la familia revolucionaria)
 
Juan José Rodríguez Prats fue secretario de Gobierno - sólo duró 100 días en el cargo- durante el gobierno sustituto que encabezó Manuel Gurría Ordóñez. En aquella época aciaga de recomposición política, el hoy Gobernador Adán Augusto era Subsecretario de Gobierno.
 
La historia de aquellos años de hegemonía priísta registra que Enrique Priego Oropeza, actual titular del Tribunal Superior de Justicia, fue quien ocupó la Secretaría de Gobierno a la salida de Rodríguez Prats. Entonces, Juan José, quizá uno de los políticos más letrados de aquella época, decidió abrirse camino en el panismo conservador. Puso fin a 24 años de militancia priísta.
 
1994 fue el año del quiebre, pues disputaron la gubernatura dos monstruos de la política: Andrés Manuel López Obrador y Roberto Madrazo Pintado. Era, dicen los que saben bien el asunto de la política tropical, una época que “parió” a políticos de talla nacional, pero enfrentados entre sí. De acuerdo a un reportaje firmado por el periodista Álvaro Delgado para la Revista Proceso, el pasado 1 de junio Andrés Manuel López Obrador envolvió a Juan José Rodríguez Prats en un abrazo prolongado e intenso. Y dirigiéndose a su esposa, Beatriz Gutiérrez Müller, el Presidente de la República definió al panista: “Este hombre es cacao, este hombre es chocolate”.
 
Rodríguez Prats no captó la metáfora cuando estaban los tres en medio de la muchedumbre, al concluir la toma de posesión de Adán Augusto López como Gobernador de Tabasco el 31 de diciembre de 2018, hasta que López Obrador la consumó: “Éste es un hombre íntegro”.
 
Y el Presidente López Obrador prosiguió: 
-¿Qué estás haciendo?
-Leo y escribo -respondió Rodríguez Prats-.
 
Quiero escribir una biografía de ti, pero con lo malo.
¡Va a salir bastante voluminosa!
-Déjate de teoría y vamos a la acción.
-Acción Nacional.
-¡Eres incorregible!
 
Juan José Rodríguez puede o no estar confrontado con el Presidente López Obrador, es más, no son amigos, pero tiene coincidencias con el Gobernador Adán Augusto y Prats les es útil para enfrentar a un adversario común: Felipe Calderón, pero para eso necesita estar “avituallado”.
 
Si alguien conoce al ex presidente y si alguien es su antagónico ideológico, ese es Rodríguez Prats.
 
En una sesión del Consejo Nacional del PAN, Juan José le abrió la brecha a Ricardo Anaya, quien lo hizo candidato a diputado federal plurinominal, cuando le dijo a Felipe Calderón: “¡Ya basta de que sigas abusando, que sigas atropellándonos y que ahora nos quieras imponer a tu mujer!”
 
El tiempo dirá. O, usted ¿qué opina? 
 
ANDAR CON LOBOS...
Adán aprendió pronto a ‘aullar’. Más rápido de lo que el mismo suponía. El ‘curso intensivo’ le llegó en los últimos 7 meses y 28 días, y ocurrió en el ‘aula magna del poder’, con un sinodal, viejo conocido suyo, que recién se estrenó, también, en las grandes ligas de la responsabilidad de gobernar, más frágil que la política y su pasión por servir. 
 
Con 55 años, 11 menos que Andrés Manuel, el Gobernador de Tabasco y notario público con licencia, Adán Augusto López Hernández, hecho Gobernador, esta listo para la más difícil de las artes de la política: la negociación.
 
Los amarres con Gobernadores de todos los partidos, empresarios y dirigentes de partido, habla mucho de lo que es ahora mismo el Gobernador de Tabasco, mas allá de zalamerías baratas.
 
Hoy tiene claro que nadie llega solo a la cúspide. Qué hay que amarrar arriba y abajo - ‘como el “chanchamito”- y que en la construcción de alianzas está el éxito.
 
Sólo así se entiende la suma de personajes como Juan José Rodríguez Prats al Gobierno del estado, y Víctor Manuel Lamoyi en el terreno federal. 
 
Invitaciones estas avaladas por el mismísimo Presidente de la República. O sea, el maestro de Adán.
 
Lamoyi es un brillante economista, desechado por Arturo Núñez, gobernador, luego de haber sido un pulcro secretario de Administración y Finanzas. Y todo para poner a su ‘fnadito’ sobrino político, Amet Ramos, quien tuvo que ‘morirse’ para salvar a su jefe. En fin, ésto es en contraparte el estúpido arte de ‘amarrar’, para luego ‘desamarrar’ y dejar todo suelto.
 
NOS LEEREMOS EN OTRO PURGATORIO.
 


Columnas anteriores

visitas