VECTOR X

Juan José vs Rodríguez Prats


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1534

SE CONOCE, Y MUY BIEN, EL TALENTO Y LA INTELIGENCIA DEL PANISTA; TAMBIÉN SU TEMPERAMENTO…
 
Se desconoce cuánto ganará o cuándo empezará a trabajar. Se desconoce igual si despachará en oficinas oficiales o en su casa; si durará en el cargo un día, una semana, un mes o todo el sexenio. 
 
Se desconoce casi todo de las funciones de Juan José Rodríguez Prats, recién presentado como asesor del Gobernador Adán Augusto López.
 
En cambio, se conoce, y muy bien, el talento y la inteligencia del panista; también su temperamento, su ira verbal, su carácter irreverente. Alguna vez, Diego Fernández de Cevallos describió en una frase al chiapaneco criado en Tabasco: “En la vida, el principal enemigo de Juan José es él mismo”.
 
Pero es un hombre brillante, a como lo demuestra en su libro “Cartas a un joven político”, donde enseña su calidad literaria, su capacidad de análisis. 
 
Dice en una de sus partes: “Nuestra profesión padece hoy terribles enfermedades, diría yo que endémicas y letales. Ubico las cinco más graves: megalomanía, mezquindad, mediocridad, maldad y maledicencia. Todas ellas se agrupan en la deshonestidad, pérdida del honor, deterioro de la autoestima, falta de respeto a uno mismo”.
 
No esconde adjetivos: “La historia da cuenta de la estupidez y de la irracionalidad, así como el heroísmo y la magnanimidad de los gobernantes. Igual han provocado crímenes masivos como acciones generosas.
 
Con todo, creo que el balance es positivo. De lo contrario no habríamos alcanzado el desarrollo y bienestar de los que hoy disfrutamos”.
 
El exsecretario de Gobierno en el trienio de Manuel Gurría hace en su publicación un diagnóstico: “El discurso político ya no dice nada, ha perdido autenticidad por el ánimo de halagar y condescender con lo que la gente quiere oír. Urge depurar la política de esta enfermedad (la megalomanía) que nubla y extravía a nuestros hombres públicos”.
 
Mucho servirá su voz al Gobernador Adán Augusto, quien ha depositado en él la confianza para escuchar consejos y experiencias. De gran valor político será si controla su explosivo temperamento y su incontinencia verbal.
 
Que sea parte de la solución y no un problema. Así sea. 
 


Columnas anteriores

visitas