CASCARA AMARGA

Pecados capitales


Laureano Naranjo Cobian

Lecturas: 766

SÍ EXISTEN Y CAUSAN UN GRAN DAÑO A LA HUMANIDAD. EL PRIMERO DE ELLOS EN ORDEN AL FABÉTICO, ES LA AVARICIA.
 
Los llamados pecados capitales sí existen y causan un gran daño a la humanidad. El primero de ellos en estricto orden alfabético, es la avaricia (del latín, avaritia, es el afán o deseo desordenado de poseer riquezas, bienes, posesiones u objetos de valor abstracto con la intención de atesorarlos para uno mismo) que domina la voluntad de algunos y los hace cometer todo tipo de tropelías para alcanzar riquezas indebidas y corrompiéndose.
 
El segundo es la envidia, que según la expresión literaria de un pensador latinoamericano es una masa verduzca y espesa que lastima la existencia de los que cargan con esta pesada lápida. El sufrimiento por los bienes ajenos. Por lo que otros tienen y uno no puede tener. Dios nos libre de la envidia y de los envidiosos. Seguramente este pecado es una de las características principales de Satanás. 
 
El tercero es la gula (el latín: gula; relacionado con gluttiere, que significa tragar. Es un apetito excesivo en la comida y en la bebida. El glotón o insaciable es una persona que no tiene medida al comer ya sea con un tipo de comida en particular o con comidas y bebidas en general) que termina hacernos pesar más de la cuenta. Es un tipo de fijación que nos hace comer demasiado y a cada rato. Hay que combatirla.
 
El cuarto pecado es la ira. Y fíjense ustedes que lamentable, porque el iracundo pierde el control de su existencia y se aleja demasiado de la cordura.
 
La ira nos puede llevar a cometer grandes errores irreparables. Hay que respirar profundo y no dejarse caer en este pecado capital. El quinto es la lujuria. Ya decía el gran Mena Brito: ser mujeriego es una enfermedad como el alcoholismo. 
 
Hay hombres que quieren enamorar hasta una escoba que se les presente. Yo conocí a uno que no podía estar cerca de una mujer por que empezaba a tirar un vaho como el sauyán. Es una desgracia la lujuria. ¡Aléjense de ella!.
 
El sexto pecado es la pereza de la que no tenemos que hablar mucho pues todos sabemos en qué consiste.
 
Y el último que es la soberbia. (La soberbia u orgullo es un sentimiento de valoración de uno mismo por encima de los demás. «Soberbia» y «orgullo» son propiamente sinónimos aun cuando coloquialmente se les atribuye connotaciones particulares).Iche.
 
El cielo nos libre de los soberbios. De los que viven sumergidos en su egolatría. Y de mi parte considero que debería incluirse la pachorra como pecado capital.


Columnas anteriores

visitas