VECTOR X

UJAT: adiós a un segundón


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 2636

Triste final tendrá José Manuel Piña como rector de la UJAT. Nunca se le vieron espolones para gallo, y brincó a esa posición como fruto de una coyuntura política, de las circunstancias.

Timorato y sin brillo, Piña dejará el próximo año la dirección de la universidad más importante de Tabasco. Quedará sumida en el descrédito por los escándalos en el manejo del dinero para nómina y las revelaciones de la Estafa Maestra. Es decir, en un impune quebranto financiero. Quienes conocen al señor Piña saben de su enorme capacidad para trabajar como segundón, un chalán con sospechoso doctorado. Vaya, hasta su propio hermano Jesús Antonio le dio la espalda cuando se pronunció a favor de Rodolfo Campos Montejo en el año 2012, momento en que se disputaba la sucesión de Candita Gil y Piña integraba la terna junto a Campos y Wilfrido Contreras. Ahí empezó la debacle de la llamada Alma Máter. A muchos engañó con la internacionalización de la UJAT y los aires de impecable modernización, pero de un tiempo a la fecha la farsa se vino abajo y quedó al descubierto la máscara: faltan recursos por deficiente ( y sospechosa) gestión, y el porcentaje de egresados es apenas del 12 por ciento de quienes ingresan.

Aquí y en China eso es un fracaso. Bien dicen por ahí que hoja que apenas se mueve ya se siente desprendida y el rector sólo cuenta los días de su sucesión, en febrero de 2020, para entregar y marcharse al nada honroso lugar de la intrascendencia. Qué pena se haya cumplido el Principio de Peter cuyo concepto se refiere a que toda persona es competente hasta que alcanza su nivel de Incompetencia. Se irá el "doctor" Piña por la puerta del patio, ninguneado, con el desprestigio de su propia incapacidad debajo del brazo. A ver cómo viene el que sigue.

La Morralla

Hay quienes entienden la austeridad como pichicatería, como el rector de la UT, quien en los últimos días del pasado ciclo escolar ordenó se apagaran los equipos de aire acondicionado de los salones, quesque para ahorrar. A ver, a ver, que predique con el ejemplo y disfrute en su oficina del poderoso aire de un ventilador de 200 pesos *** Hasta mañana.



Columnas anteriores

visitas