PALACIO NACIONAL

Eslava y CNDH: desinformados


Alejandro Lelo de Larrea

Ismael Eslava, primer visitador de la CNDH, está desinformado de la secuela de la recomendación que él mismo dirigió (o al menos firmó) en contra del Gobierno Federal.
 
En ésta, pide que se restituyan los subsidios a cientos de estancias infantiles que no cumplían las medidas de seguridad y ponían en riesgo la vida de los infantes.
 
En una entrevista que concedió y fue difundida este jueves, Eslava afirma que la Secretaría del Bienestar debería hacer pública, a más tardar este viernes, su respuesta a esa recomendación, la 29/2019. 
 
Una de dos: Eslava es muy impreciso en su trabajo o miente abiertamente. Primero: que el 24 de junio, la Secretaría del Bienestar hizo pública tal respuesta; segundo: el plazo que le habían dado venció el martes, y tercero: la CNDH ya fue notificada que la Secretaría cumplió en tiempo y forma.
 
Parece que Eslava, más que preocupado por los derechos humanos, trae agenda política y mediática contra el Gobierno Federal. No queda claro a qué intereses sirve. Pero su historial da pistas: Eslava, igual que su jefe Luis Raúl González Pérez, titular de la CNDH, fue responsable de realizar investigaciones de homicidios ocurridos durante el gobierno de Carlos Salinas, considerados crímenes de Estado. A su jefe le tocó cerrar el Caso Colosio, con la historia inverosímil de “Aburto, el asesino solitario”. Eslava fue fiscal especial para los casos José Francisco Ruiz Massieu, en 1994, y del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo, en 1993.
 
También muy cuestionables sus indagatorias, porque Eslava fue acusado porque desaparecieron decenas de fojas del expediente del cardenal, precisamente aquellas de la declaración ministerial del nuncio apostólico, Girolamo Prigione.
 


Columnas anteriores