ANALISTA

De golf e iluminación


Óscar Gómez Cruz

Lecturas: 530

Hoy no escribiré de política. Me encuentro saturado del tema.

Nunca he jugado golf, pero conozco a muchísimas personas que se vuelven literalmente locos por este deporte, del cual comparto una reflexión:

Iluminación de Deepak Chopra.

"Las siete lecciones del golf para el juego de la vida".

En la vida y en el golf, el triunfo y el fracaso dependen de tres elementos:

1) La percepción: Cuando la percepción es clara y concentrada pareciera que la vida (o la bola) se dirigen a sí mismas directamente hacia el hoyo. Es imposible triunfar sin tener una percepción totalmente clara.

2) Las emociones: Aún contando con habilidades similares, siempre hay un ganador. Si el miedo y la ansiedad se amplifican, se desvían los resultados. Es imposible dominar el golf o la vida si no se confrontan las emociones.

3) Las ideas: La vida requiere creatividad porque no hay dos situaciones idénticas. La mente tiene muchas cosas que valorar cada vez que el jugador alza la vista de la pelota o usted de una situación en particular, para considerar el viento, la temperatura, la humedad, la distancia al hoyo y el terreno. Si el pensamiento es rígido, es imposible dominar el juego o lograr un objetivo.

La iluminación no es otra cosa que el dominio de ese lugar misterioso llamado "ahora", en donde la intención y la atención se reúnen.

Para lograr ésto, es necesario ir en contra de lo que toda la vida se nos ha dicho que debemos hacer: perseguir, presionar, ser constantes, no quitar el dedo del renglón.

Pero también es cierto que llegan momentos en la vida en la que debe uno aprender a NO Hacer y a quitarse de en medio.

Para lograrlo se debe dominar el no hacer. Este término no significa permanecer pasivo. Ésto sucede al depositar la confianza en una inteligencia más elevada que la propia mente, en una voluntad mayor a la individual, y en un poder superior al propio.

El secreto del no hacer reside en su capacidad de superar al hacer y dominar el ego.

Debemos resistir, aunque nos cueste trabajo, debemos tener paciencia. Este paso es fundamental para acceder a una inteligencia más elevada.



Columnas anteriores

visitas