PALACIO NACIONAL

Se les coló Muñoz Ledo


Alejandro Lelo de Larrea

El Presidente Andrés Manuel López Obrador ya había iniciado su discurso.

Unos metros detrás de él, dialogaban inquietos dos integrantes de su Ayudantía con el presidente de la Cámara de Diputados, Porfirio Muñoz Ledo. Les pedía que le acomodaran la silla, porque ahí se quedaría, aunque no estuviera contemplado en el protocolo.

Ahí el polémico Muñoz Ledo. En el templete del Zócalo. Con el presidente. En la celebración del primer año de su triunfo. No por una diferencia. No lo invitaron a estar ahí. Se tuvo que colocar, como siempre ha tenido esa habilidad para estar en los podios en los eventos más importantes.

Un dato de la habilidad de Muñoz Ledo: a sus 87 años, logró ser el designado para colocarle la banda presidencial a López Obrador, el 1 de diciembre. Es evidente que AMLO está molesto con Muñoz Ledo, el hombre que su movimiento hizo diputado, pero se ha convertido en el más crítico de sus decisiones políticas. Colocar al lado del Presidente a su más férreo crítico de la tan delicada estrategia de negociación con Donald Trump y la implementación del operativo para frenar a los centroamericanos sería como concederle públicamente la razón. Muñoz Ledo logró que eso parezca.

La falta de invitación al templete jamás sería un impedimento para Muñoz Ledo. ¿Quién se iba a atrever a bajarlo de ahí? Nadie, ni el mismísimo Obrador. Y menos ya iniciado su discurso. Se las ganó, como cuando interpeló a De la Madrid en 1988, los tiempos más duros del régimen priísta.

Fuentes de Palacio Nacional confirman que sólo estaba contemplada en el templete: Claudia Sheinbaum, jefa de Gobierno (por supuesto también, Beatriz Gutiérrez Müeller). Sólo ellas dos y AMLO. Pero se les coló Muñoz Ledo. Genio y figura…



Columnas anteriores

visitas