CAMINANDO POR LA HEROICA

Adiós a la molienda


Ezequiel Luna Arias

Lecturas: 989

Llega a su fin la molienda de caña o zafra como también se le conoce, y el traqueteo de las carretas cargadas de la gramínea toma un descanso semestral. Los tractores y torton también cesarán su ir y venir a través de caminos municipales. La acción frenética de cortadores, cargadores, vendedores, obreros de día y noche, empleados de oficina, hará una pausa pertinente para dar mantenimiento a la fábrica y dejar que el producto crezca y se desarrolle, para que el próximo diciembre esté a punto de corte. La siembra, cultivo, cosecha e industrialización de la caña, es sin duda uno de los principales motores de la economía cardenense y de municipios vecinos. La caña es para Cárdenas lo que el plátano a Cucuyulapa y a Teapa.

Es una actividad centenaria si tomamos en cuenta que en 1860 lo que hoy es el Ingenio Santa Rosalía ya registraba actividad, siendo sus propietarios don Juan y Cándido Fernández Veráud; luego perteneció a los Trujillo García; después lo compró y manejó el gobierno a través de la Operadora Nacional de Ingenios; ahora, pertenece al grupo Beta San Miguel.

Del Ingenio Presidente Benito Juárez, inaugurado el 18 de marzo de 1975, asentamos que es el de mayor capacidad de molienda. Es propiedad del Grupo Incauca, de origen colombiano.

En el ingenio Santa Rosalía, se calcula extraoficialmente, se molieron en la zafra 2018-2019, un poco más de 800 mil toneladas, que fueron entregadas por 2,400 productores; la mayoría del gremio local cañero AC que lidera José Livio Pons Echeverría. En lo que corresponde a la fábrica se calcula que ocupó aproximadamente 900 plazas entre obreros y empleados de oficina; más otros 2,500 empleos entre cortadores, maquileros, operadores y chalanes.

La zafra del Benito Juárez fue de un millón 518 mil toneladas de caña, entregadas por 5 mil productores de las distintas agrupaciones. En la fábrica del Ingenio se emplearon a unas 1,500 personas entre obreros y empleados de la fábrica, más otros 5 mil empleos entre cortadores, choferes, ayudantes, etc.

La actividad cañera sigue dando vida a Cárdenas, Huimanguillo y parte de Cunduacán.



visitas