VECTOR X

Guardia Nacional


Luis Antonio Vidal

300 ELEMENTOS DE LA CORPORACIÓN, QUIENES HABRÁN DE VIGILAR TODAS LAS REGIONES DEL EDÉN.
 
Hoy, señoras y señores, la Guardia Nacional, madre esperanzadora del fin del crimen, entrará en poderosa acción en Tabasco.
 
Serán, según se ha dicho, 300 elementos de la reluciente corporación quienes habrán de vigilar todas las regiones del edén.
 
Parecieran muchos pero no es así, pues no todos tendrán tarea de patrullaje en las calles y zonas infestadas de maleantes.
 
Hace algunos años se levantó igual expectativa con la llegada de la Gendarmería, equipo vanguardia de la seguridad nacional.
 
Por aquellos años también se anunció que un grupo de 300 o 400 elementos reforzarían la seguridad en Tabasco. 
 
Al principio lucieron sus armas y patrullas; luego se desinflaron.
 
-¿Qué podemos hacer con un puñado de elementos por turno para la ciudad?- le preguntó un gendarme comisionado en Villahermosa a quien ésto escribe cuando le pidió mejores resultados, de buenos modales por supuesto.
 
-Se ven muy pocos- arremetí.
-No todos andan en las calles. Hay elementos en el área administrativa y en tareas de inteligencia- agregó encogiendo los hombros en señal de impotencia.
 
Reveló además un dato interesante.
 
El gobierno de Arturo Núñez no pagaba a tiempo a la Federación sus participaciones obligadas por contar con la Gendarmería. 
 
Era secreto a voces que la Secretaría de Finanzas retenía los recursos y eso molestaba al Gobierno Federal. Más aún a los policías, a quienes se les regateaba hasta el desayuno.
 
Hoy, la historia debe pintar diferente. AMLO es el jefe de la Gendarmería y seguro estará interesado en rescatar a su terruño de las garras del mal.
 
Nuevo intento, nuevo uniforme, nuevas políticas. No serán más que antes, pero lucirán la placa de la 4T.
 
A ver si al fin la superpoderosa Guardia Nacional le devuelve al edén el brillo perdido y la seguridad violada.
 
La Morralla
Como para mostrar su mejoría física, la secretaria de Salud, Silvia Roldán, reapareció la semana que concluye para hablar de todo un poco. Derecho tiene de enfermarse, pero obligación también de informar quién despacha en sus ausencias *** Hasta mañana.


Columnas anteriores