TELÉFONO ROJO

4ta. transformación viaja en primera clase


José Ureña

Lecturas: 770

EL VUELO ES DIRECTO
Poco más de once horas, pero encerrado en un avión.

Y poco importa también si el boleto es de primera clase.

El costo es alto, digamos de 81 mil y tantos pesos a más de 102 mil.

Puede representar mucho o poco, según el cliente.

Lo primero para el canciller Marcelo Ebrard Casaubón, pues está acostumbrado a ese recorrido y a otros más largos y también más caros.

Tiene para pagar eso y mucho, mucho más.

Esto no lo saben sus compañeros ocasionales de viaje, quienes se sorprendieron el domingo 23 de junio cuando lo vieron abordar el Dreamliner de Aeroméxico.

Lo vieron llegar a la sucia y ya disfuncional y saturada Terminal 2 del aeropuerto capitalino (al cual estamos condenados por mucho tiempo los mexicanos) y pasar al salón VIP.

El buen trato incluyó, narran los testigos, su paso preferencial a la aeronave a los cómodos asientos delanteros sin las molestas filas del ciudadano común y también equipaje a la vista.

Quién sabe cómo habrá sido su vuelo, pero al llegar salió, lo esperaba una comitiva –de la Embajada de México, suponen los testigos- y se fue mientras ujieres recogían su equipaje.

Se desconoce el objetivo del viaje.

Oficialmente no hay información de la cancillería.

Pero sí hay un dato out of the record: tiene la encomienda de reconstruir la relación con el gobierno del socialista Pedro Sánchez y no se diga con el Rey Felipe VI tras el desencuentro de marzo.

Entonces, todos lo recordamos, Andrés Manuel López Obrador exigió solicitar perdón a México al monarca Felipe VI por los abusos cometidos por los españoles durante la Conquista… ¡hace cinco siglos! Pronto sabremos resultados de éstas y otras gestiones internacionales.

Por ahora Marcelo Ebrard Casaubón disfruta su popularidad y es el orgullo de su jefe tabasqueño porque logró conjurar la aplicación de aranceles a las exportaciones mexicanas a Estados Unidos.

Todavía ayer el vicepresidente Mike Pence celebraba el éxito de la diplomacia estadunidense –"nuestra política está funcionando"- porque México ha desplegado más de 20 mil efectivos en la frontera sur y norte.

Y sí, contiene a migrantes.



Columnas anteriores

visitas