TELÉFONO ROJO

Cómo Donald Trump levantó el muro sur


José Ureña

Lecturas: 457

Siempre dijo: -México pagará el muro. Inclusive matizaba: -No sabrá cómo, pero lo pagará.

Todos pensábamos en la línea fronteriza México- Estados Unidos, de este a oeste, de Tijuana a Matamoros. -Donald Trump se refiere al muro material de cemento, varilla y tecnología electrónica para evitar el flujo de migrantes –creíamos.

Pero no fue así. A través de un acuerdo bilateral logró trasladar el control de su propia frontera, la norte para México, a la frontera sur de su vecino.

Formalmente desde ayer están –compromiso del canciller Marcelo Ebrard- seis mil elementos del Ejército y de la Marina con uniforme de la Guardia Nacional. Y también desde ayer hay mil plazas adicionales de agentes del Instituto Nacional de Migración (INM) para pasar de la política de atención a la de contención, como dijo su comisionado Francisco Garduño. Esos siete mil elementos más policías estatales y municipales comprometidos por los gobiernos estatales para hacer efectivo el compromiso suscrito por Ebrard en Washington.
 

Y WASHINGTON QUITÓ A TONATIUH

El acuerdo migratorio comenzó a tejerse el 26 de marzo pasado.

Ese día hubo en Miami una reunión binacional encabezada por la secretaria de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Kirstjen Nielsen, para abordar el conflicto fronterizo. Al frente de la delegación mexicana iba el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, acompañado por la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

A la comitiva se sumó el comisionado del Instituto Nacional de Migración (INM), Tonatiuh Guillén.

Ya no está Nielsen en el cargo, pero rindió un informe muy preciso del encuentro y fustigó cómo México privilegiaba los derechos humanos y el libre tránsito de extranjeros en su territorio.

Y ahí surgió el nombre de Tonatiuh Guillén como el principal promotor de esos principios… y ahí se abrió la puerta por la cual Donald Trump pasó de de acuerdos con "mi amigo" Andrés Manuel López Obrador a las amenazas.

La última: gravar con cinco por ciento todas las exportaciones mexicanas.

En víspera de ese cumplimiento, México promovió la búsqueda de acuerdos y, claro, surgió el nombre de Guillén y el compromiso de Ebrard de endurecer la política migratoria.

…sin Tonatiuh porque él no cuadraba con la nueva obligación mexicana ante Washington.



Columnas anteriores

visitas