Purgatorio

H MAYANS, “migrantólogo” frustrado...


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 1684

HISTORIAS DE PALACIO
 
Alguien habría puesto el nombre de Humberto Mayans Canabal sobre el escritorio presidencial en medio del escandaloso amago de Donald Trump y la inesperada renuncia de Tonatiuh Guillén a la titularidad del Instituto Nacional de Migración por ‘motivos inconfesables’, pero que dejó traslucir ‘celos’ y ‘sentimientos’ encontrados. (?)
 
En fin que Mayans se puso o lo pusieron entre los aspirantes al relevo del INM y perdió. El nombramiento recayó en Francisco Garduño.
 
Quienes conocieron del asunto, comentan que ‘El Marqués’ pudo tener el ‘perfil’ para el cargo, pero no la confianza de quien decidió. 
 
Se había quedado una vez más en la raya. No se si por culpa de la política o del destino, o las dos cosas. Sigue siendo ‘el ya merito’...
 
Pero vayamos por partes:
‘H’ es, como quiera, un ‘ejemplar de colección’ surgido de la rancia política neoliberal, aunque se pinte de amarillo o de morado y se deje ver en camiseta por el ‘’Starbucks” de Altabrisa o la “Cabaña” en Galerías.
 
Es un “dinosaurio’ con pedigrí que sabe y huele a Osorio Chong y Peña Nieto -en ese orden-, que lo usaron y le ‘pagaron mal’. ¿Le debían algo?
 
El caso es que ‘H’ (la letra, más que de Humberto, es según él, porque la octava letra del abecedario es ‘muda’, y como en política no hay que hablar -dice- sólo hay que hacerse sentir), ha sido todo o mejor dicho, casi de todo, hasta de ‘Caín’ (¿verdad Chelo?) y aunque su sueño era ser Gobernador, no llegó por culpa de los “mezquinos”...
 
En fin, ahora que parecía ‘jubilado de la política’, a sus 70 años, 50 de los cuales en el PRI, se sigue apuntando para todo. Bueno, usa sus ‘tentáculos’ para no ‘despeinarse’. El caso es que hablen de él, aunque sea mal, dice.
 
En descargo, hay que decir que ‘H’ parecía tener las credenciales para esta nueva oportunidad -‘su mole’- que es implementar políticas de migración.
 
El 15 de julio de 2014 pidió licencia como Senador para asumir la Coordinación de Migración en la Frontera Sur. La aventura sonaba bien. El encargo le llenaba el ojo y más el abultado presupuesto.
 
Tenía todos los reflectores. La venia del Secretario de Gobernación y la fuerza del Presidente Peña.
 
Así, Mayans se echó a caminar por Chiapas, Tabasco y Veracruz. Reagrupó a sus ‘generales’: Aquiles Domínguez, Juan Molina, Walter Meade y Mario Bustillos, entre otros. Eran otros tiempos. Los de Enrique Peña y Barack Obama. Nada comparado con los de ahora.
 
La estrategia se habría de centrar en la atención integral al flujo migratorio disque para garantizar los derechos de los migrantes que cruzan por el país.
 
El regreso de ‘H’ a las grandes ligas era de tal magnitud que se le mencionaba en los medios como el nuevo “Zar de la Frontera Sur”.
 
Entre sus planes estaban modernizar la operación de los 12 cruces internacionales oficiales, transformando los puntos de revisión aduanales en Centros de Atención Integral para el Tránsito Fronterizo; brindar mayor protección a los migrantes y mejorar las condiciones en que operaban los albergues y estaciones migratorias, incluyendo los espacios para menores no acompañados.
 
Asimismo, tenía la instrucción de ampliar la colaboración con Centroamérica para el resguardo y repatriación de los migrantes, así como la disminución de las condiciones que alientan el fenómeno migratorio; fortalecer las acciones contra el crimen, el intercambio de inteligencia con los países vecinos y, destacadamente incrementar la colaboración regional e institucional encaminada a proteger y dar certidumbre a quienes cruzan nuestra frontera.
 
DEL GOZO AL POZO...
 
Apenas un año después, 5 de agosto de 2015, Humberto veía frustrado un sueño más. Dejaba la Coordinación de la Frontera Sur, en medio de la especulación y el escándalo ‘controlado’ desde Gobernación.
 
El anuncio fue lapidario: La Coordinación para la Frontera Sur, desaparecía con el ‘dulce argumento’ del recorte al presupuesto (base cero) para el 2015.
 
Mayans regresó al Senado y tres años después, a su tierra, Tabasco, sin pena ni gloria, pero con un ingrediente especial: Había gobernador en la familia. Y ahora, a esperar otra oportunidad, aunque sea en el extranjero, diría él, como cónsul. ¿Usted qué opina?.
 
NOS LEEREMOS EN OTRO PURGATORIO
SI DIOS QUIERE.
 


Columnas anteriores

visitas