PALACIO NACIONAL

Ebrard: respiro de 45 días


Alejandro Lelo de Larrea

Ayer, el canciller Marcelo Ebrard lucía sonriente en la conferencia de prensa matutina del presidente Andrés Manuel López Obrador. De verlo, uno pensaría que doblegó a Donald Trump.

Hasta con un dejo de soberbia, Ebrard puso límite al número de preguntas que "permitiría" de los reporteros. Es decir, restringió el derecho Constitucional de los gobernados a ser informados sobre uno de los asuntos de mayor interés público de la actual administración.

La risa de Ebrard, sólo de dientes para afuera. Porque sabe que a lo más consiguió un respiro de 45 días de prevalencia en su cargo. Y 90 días de gracia para que Estados Unidos no pueda tomar decisión alguna.

Bueno, al menos eso dice el acuerdo que hizo el viernes. Pero como no prevé sanción alguna en caso de incumplirse, cualquier día que Trump se levante con ganas de "joder al vecino" lanzará un tuit en que de nueva cuenta ponga a México en vilo.

Uno de los temas que pretende ocultar Ebrard es a qué se comprometió con EU en caso de que no funcione la estrategia de cerrar nuestra frontera sur con la Guardia Nacional.

De eso que Ebrard calló, Trump dio una pista ayer en un tuit: se refirió a un acuerdo que debería pasar por el Senado de la República.

Ésto es que México se convierta en tercer país seguro. Significaría que EU pueda rechazar todas las solicitudes de asilo de migrantes que ingresaron a su territorio vía el nuestro, si antes no hicieron tal petición ante las autoridades mexicanas. Eso del tercer país seguro hasta Enrique Peña lo rechazó.

Ya veremos si Ebrard sigue tan sonriente por ahí del 25 de julio.



Columnas anteriores