DOBLE FILO

Tristezas tabasqueñas


Homero T. Calderón

El 'intítulis' de hoy no se refiere a la bella composición que compusiera el malogrado Vate Napoleón Pedrero Fócil. En todo caso, su composición me sirve para ilustrar tres sinvergüenzadas municipales en otros tantos municipios tabasqueños. Mucho ojo mi "Tigre Jr", usted no pregunte quiénes son los muertos, nomás siga las carrozas.

Los alcaldes involucrados serían Lupita Cruz Izquierdo, de Centla; Chucho Selván, de Jalpa de Méndez y Tomiris Domínguez Pérez, de Tacotalpa.

En Centla, el vínculo delincuencial empieza con Julio César de la Cruz y su asistente, una fámula a la que todo mundo conoce como la "pies sucios". Ahí se incubarían todas las trapacerías dentro del municipio. Pero la maldad se exporta a otro municipio (O se intercambian obras y servicios), el de Jalpa de Méndez, donde las cuestiones financieras las resuelve muy bien otro pillete de nombre José Luis López Aguilar (a) "la Lichona".

A este contacto entre Julio César y la "Lichona" hay que seguirle la pista porque –dicen sus detractores- son novios en la vida real (Iche). Muchos negocios clandestinos se estarían manejando a través de esta pareja sentimental. Aunque sobra decir que el alcalde de Jalpa de Méndez (Chucho Selván), en lo personal, es una auténtica succionadora de dinero público. ¿Por qué? Porque no es pendejo, es rata.

Selván es propietario de seis empresas constructoras y ocho empresas proveedoras. Ningún negocio público lo ganan más que sus empresas. Éstas fueron constituidas durante la campaña que hizo para llegar a la presidencia. Si se escribiera un libro para ilustrar esas raterías se llamaría "Todo para el vencedor". ¿Cómo ve a estos actores de la vida pública?

En Tacotalpa, todos se van con la finta que el esposo de Tomiris Domínguez es el que hace los negocios a trasmano. Lo que no saben es que él sólo es el "príncipe consorte". Quien maneja y triangula todo es un poblano de nombre Hugo David. Y como dijera hace unos años el célebre periodista Juan Alejandro (el "Verduguillo"): "Y juímonos, porque ahí vienen los mayates y los shotos y vienen arrasando parejo"…



Columnas anteriores