PALACIO NACIONAL

Tren Maya, ¿tren chino?


Alejandro Lelo de Larrea

Lecturas: 522

Una semana estuvo el canciller Ebrard en Washington y volverá este viernes a México con las manos vacías. Infructuoso viaje de él y de sus acompañantes: la secretaria de Economía, Graciela Márquez, y el de Agricultura, Víctor Villalobos.
 
Ya en campaña para reelegirse, era irreductible la decisión de Trump de imponer el 5% de aranceles a los productos mexicanos (que puede llegar al 25%). Ese dinero lo quiere para construir su muro.
 
El presidente López Obrador debe dar un giro de 180 grados a la estrategia frente a Trump.
 
Algunos opinan que también imponga aranceles a los productos estadounidenses. Trump reviraría con la misma y se volvería un cuento de nunca acabar. El ojo por ojo que AMLO no quiere.
 
La alternativa sería la diversificación de intercambios comerciales e inversiones extranjeras.
Sin olvidar que EU es el más importante, ¿qué tal capitales de China, India, Arabia y Rusia?
 
Para tres de los más importantes proyectos de López Obrador bien podrían contratarse empresas de alguno de esos países. ¿Qué tal si el Tren Maya del sureste fuera tren chino? López Obrador ya dijo que es imposible construirlo sin inversión privada. ¿O el Tren del Istmo de Tehuantepec?
 
Ahí está, por ejemplo, el consorcio China Railway, que ganó la licitación para construir, en asociación empresas mexicanas, un tren a gran velocidad México-Guadalajara, en el sexenio de Peña. Cancelaron el proyecto por las presiones de Estados Unidos. Quizás hoy sería otra historia. Y para Dos Bocas: ¿Por qué no girar la vista a la India, donde la empresa Reliance Industries Limited (RIL) tiene la refinería más grande del mundo, que construyeron ellos mismos?
 


Columnas anteriores

visitas