¡AH, CARAY!

Carne de primera


Ezequiel Luna Arias

Lecturas: 1212

En Cárdenas no tarda y arranca la Fiesta en junio, pero ya en la capital de Pozolandia, o sea en Villa, llegó la madre de todas las ferias del empleo, con la bolsa de trabajo pa' la famosa Refinería de Dos Bocas.

Son miles los que se han formado y obtenido la dichosa ficha; algunos con preparación específica, y la mayoría, pa' trabajar de lo que sea. Hay que decirlo pa' que lo sepa todo el mundo, si con esta coyuntura el Pochitocal no sale de apuro, de plano jamás va hacerlo. Serán mínimo tres años de construcción, pero pueden ser cuatro, cinco o más, de empleos directos y otros miles de indirectos, y luego los que se queden ya permanentes operando el changarro…

La fiesta siguió en Villa con la romería que arma año con año el aniversario luctuoso del Ciclón del Sureste, Carlos A. Madrazo Becerra, quizá el mejor gobernante que haya tenido la entidad, porque sin tantos recursos hizo villas y castillas. Nada qué ver con el hijo, Robertruco Madrazo. Es claro que ante un gobierno que no le temblaba la mano salieron algunos raspados y afectados en sus intereses, pero para bien de la comunidad fueron los menos.

Como una anécdota más de las miles que circulan en Pozolandia, está el caso de unos habitantes del Ingenio Dos Patrias, de Tacotalpa, que se le presentaron en su despacho quejándose de que a pesar de tener poder de compra los obreros y campesinos los carniceros sólo mataban una vaquita flaca a la semana, que no alcanzaba para toda la comunidad. Molesto Carlos Madrazo descolgó el teléfono y pidió la presencia de Merino, el presidente de la Ganadera. En cuanto llegó el líder ganadero, Madrazo fue contundente: Mira, Merino, si no le llevan ganado de primera a la gente de Dos Patrias, no te dejo sacar una res de la entidad. Santo remedio. La raza demandante comió de ahí en adelante carne de primera.



Columnas anteriores

visitas