Purgatorio

“...Ahí vienen los primos”


Juan Manuel Juárez

Lecturas: 1925

La segunda 'reserva" del ejército de la 4T, "presentó armas antier", ante un general empoderado por la 'banda presidencial' que los miró como a muchos, pero no los vio como a pocos.

Por razones varias no los ha llamado y pareciera más bien que los ignoró, pero eso no les quita ni la 'esperanza' ni la 'etiqueta' de "relevistas" de relleno... En fin que ahí estaban, en el arranque de lo que será la Refinería, entre 'adelantados y remisos', los dos viejos conocidos (lobos de mar que se recuerda por sus andanzas) sacando la cabeza y la casta, eso sí , con su blanquísima guayabera como en los mejores tiempos. Eran los 'primos' Humberto Mayans y Raúl Ojeda, ambos exsecretarios de Gobierno y "suspirantes" a gobernar su estado. Uno, Humberto, lo intentó al menos una vez, y aunque alcanzó la 'categoría' de "gobernadorcito" nunca fue candidato. En cambio el otro, Raúl, la buscó oficialmente dos veces de la mano de Andrés, y aún siendo el 'primero al bat" no llegó. Así es la política. Por cierto, Mayans fue coordinador de campaña de su primo, pero luego vino el rompimiento entre ambos, cuando Raúl se sintió 'traicionado' por su primo, cuando éste se fue con el Químico Granier, a la sazón gobernador y dueño de una envidiable popularidad.

Pero lo que hoy llama la atención y es motivo de ' pícaros análisis' son los motivos 'reales' por los que Ojeda no fue llamado (y por tanto incluido) por AMLO, si parecía estar entre sus más grandes afectos. El 'enfriamiento' hacia Raúl ocurrió precisamente cuando este era secretario de Gobierno con Núñez y la 'aparente ruptura' de éste último con Andrés Manuel, pudo pesar para su renuncia, aunque las historias que se tejieron en su momento, dan para un libro de misterios y terror: ¿intrigas?...¿celos?...¿traiciones?

Y del otro primo, Humberto, basta decir que fue un crítico contumaz del Lopezobradorismo y que desde el PRI, lo combatió y en más de una ocasión lo trató de trampear. Sin embargo, Humberto es un político acostumbrado a 'jugar con el librito' que sabe que en política 'no hay muertos para siempre' y más cuando el Caudillo ha dado muestras de 'perdonar' y/o 'purificar'. Pero lo mejor, lo que le hace diferente, es que no todos tienen la suerte de ser cuñado de un gobernador con la fuerza, cercanía e influencia de Adán Augusto. ¿Usted qué opina?



Columnas anteriores

visitas