EL TABASQUEÑO

Adán, como el pez en el agua


Héctor Tapia

Lecturas: 6230

• Del lento y frío arranque, al vertiginoso mes de mayo
¿Por fin tenemos un buen gobernante? Dios quiera que sí

 

Lo vengo observando, lo vengo leyen­do, lo vengo tanteando, como dice el tabasqueño. No me quedo con los discursos o los audios, llamo al re­portero y prácticamente lo interro­go: “¿De verdad hizo eso? ¿Caminó y saludó? ¿Ya está menos tenso con la prensa? ¿Ya sonríe más? ¿Sufre o disfruta el ejercicio de gobernar?”.

Hoy, tras meses de incredulidad personal, de pen­sar que éste sería otro gobierno más y de que Tabasco perdería la única e irrepetible oportunidad de tener el apoyo del Presidente de la República, puedo decir con absoluta sinceridad: me siento tranquilo, confiado, satisfecho con el arranque -lento al inicio- que está teniendo Adán Augusto López Hernández.

Para decirlo con una imagen: Si estuviéramos arriba de un avión, éste sería el momento en el que nos desabrochamos el cinturón porque la nave ha estabilizado altura y se dispone a tomar velocidad de crucero. Desde este espacio he cuestionado lo que considero errores en las estrategias de inicio de la administración. No busco un lugar entre los aplau­didores ‘quedabién’, tampoco estoy desquitando ningún chayote ¡no lo busco! ¡ni lo quiero! Lo único que exijo es que se mantenga la libertad y respeto para expresar mis ideas.

Varias veces en mi vida, desde 1994, llegué a perder completamente la esperanza de que Tabasco algún día pudiera llegar a ser un estado venturoso, desarrollado, triunfante. Ejemplo y envidia de otros a como nos sucede con Yucatán.

Siempre he creído que hay entre nosotros gente capaz de sacar al estado del atolladero, pero la­mentablemente esa gente se encuentra ajena de la política, mientras que el estado vive en manos de los mismos mediocres de siempre que a menudo combi­nan esa mezquindad con la deshonestidad.

Por eso, hoy que observo el ritmo que ha tomado el gobernador estos dos últimos meses me animo a decirlo, tal vez esté echando campanas al vuelo, pero mire usted: luego de ver a tantos políticos simulando hacer gobierno, sí me emociona mirar que por fin Adán Augusto se mueve como el pez en el agua en ese difícil mar de las dificultades y los retos que es el ejercicio de la administración.

Dicen los que saben que si la política es un arte, gobernar es un oficio que requiere de muchísima en­trega, planeación, disciplina y trabajo, pero también de un equipo que combine la vocación de servicio con la pericia para tomar decisiones complejas que aseguren buenos resultados.

¿Cuáles son esos resultados? Veamos.

 

La mañana del 14 de mayo de 2019, hace apenas 18 días, tras escuchar aquel sorpresivo anuncio hecho por el gobernador, que ponía fin a esa larga inconformidad por las altas tarifas de electricidad en el estado, tuve la sensación —la certeza— de que la historia daba un giro, que estábamos abandonando aquella triste ruta que nos llevó a malos gobiernos, corrupción, inundaciones y crisis durante tres déca­das, y emprendíamos una nueva donde el futuro se ve promisorio.

Ese punto final a la deuda de más de 500 mil usuarios en resistencia civil y la tarifa 1F significó también el despegue definitivo de este gobierno. Sin estar ahí el Presidente de la República, le marcó a Adán el arranque y la velocidad que requiere para dejar atrás toda aquella tempestad y empezar a imprimir la huella que está obligado a dejar.

 

 

El reto que ha iniciado Adán es el de legitimarse con el cumplimiento de sus deberes, que yo resumi­ría en tres: 1. Protección y seguridad; 2. Bienestar social y económico; y 3. Justicia y estado de derecho. La prontitud y la transparencia en la entrega de re­sultados de esta lista serán claves en la titánica labor que le corresponde.

El primero de ellos requiere de una revisión inmediata por el plazo auto impuesto por el propio gobernador durante su campaña, el cual llegó a su fin este fin de semana.

Contrario a lo que escucho y leo de manera reiterada, principalmente en voz de algunos perio­distas, considero que los pasos que se han dado para contener la inseguridad van en el camino correcto y que aunque es cierto que resolver en cinco meses un problema tan complejo como el de la criminali­dad es casi imposible, los números marcan que los delitos que más golpean a los tabasqueños vienen en descenso:

• Robos totales: (2018) 8,360 vs 7,059 (2019) = -16%

• Robo de viviendas: (2018) 805 vs 780 (2019) = -3%

• Robo de autos: (2018) 1,409 vs 900 (2019) = -36%

• Robo a negocios: (2018) 1,424 vs 1,115 (2019) = -22%

• Secuestro: (2018) 46 vs 14 (2019) = -70%

• Robo de ganado: (2018) 391 vs 321 (2019) = -18%

• Delitos totales: (2018) 19,057 vs 18,793 (2019) = -1%

Mientras que los que siguen en positivos son:

• Homicidios dolosos: (2018) 133 vs 206 (2019) = +55%

• Violación: (2018) 111 vs 140 (2019) = +26%

• Extorsión: (2018) 97 vs 131 (2019) = +35%

En los casos de homicidios y extorsión son delitos que están relacionados con bandas organizadas vin­culadas con el narcotráfico y el trasiego del huachi­col, por lo que corresponderá a la Guardia Nacional combatirlos, la cual, según el gobernador, se espera llegue al estado este mismo mes.

 

• • •

Los 31 días que acaban de terminar me han parecido vertiginosos en acciones por parte del gobernador. Pasó de 100 días muy lentos y erráticos a nadar a toda velocidad; este mes de mayo bien podría registrarse en algún récord Guinness y dígame usted si no:

30 de mayo: Anuncia iniciativa para reducir el número de diputados locales.

29: Firma dos acuerdos de colaboración con la Unidad de Inteligencia Financiera para el intercambio de información para enfrentar a grupos delincuenciales y debilitar sus finanzas; el mismo día se reúne con directivos de Petrofac que anuncian que su producción petrolera en el estado puede llegar a los 50 mil barriles diarios.

28: Presenta ante el Congreso iniciativa de ley para reducir a 5 el número de regidores municipales.

27: Coloca la primera piedra de la Planta de Producción de la Sociedad Cooperativa Pascual, con una inversión de 227 mdp. Anuncia llegada de la Guardia Nacional para el 30 de junio.

24: Inicia Adán audiencias públicas en Ma­cuspana; se trata del primer hecho similar en más de 11 años.

23: Firman Adán y CFE el convenio ‘Adiós a tu deuda’ con el que se eliminan los 11 mil mdp de cartera vencida; anuncia que el 3 de junio inicia una bolsa de trabajo para la refinería.

20: Anuncia que con el ahorro de 426 mdp del plan de austeridad se iniciará en junio la construc­ción del distribuidor vial de Guayabal y una potabili­zadora en Zapata.

14: Anuncia ante líderes que se logró el acuerdo para el borrón y cuenta nueva y tarifa 1F con CFE.

04: Firma convenio con una petrolera de origen italiano para inicio de operaciones en el estado.

Todas estas acciones fueron anunciadas en sólo 31 días y es lo que me ha motivado a escribir este texto que no busca otra cosa más que reconocer y marcar la diferencia entre un gobierno que ha inicia­do su marcha a buena velocidad y que esperemos se mantenga así los próximos 65 meses que aún tiene en el camino.

— ¿Como cuál gobernador querrá parecerse Adán?, le he preguntado a algunos amigos, pensan­do en que Andrés Manuel se siente identificado claramente con Benito Juárez, con Madero y con Lázaro Cárdenas.

—No lo sé, me han respondido todos.

Difícil encontrar modelos de gobernantes cuya imagen perdure intacta hasta nuestros días con ac­ciones y pensamientos progresistas de gran calado. No. Definitivamente Adán tendrá que forjarse a sí mismo su propio personaje, su propia historia. Una muy grande que cuente cómo hizo de Tabasco un estado sin pobres ni analfabetos, con gente culta, próspera y libre. Dios quiera que sí.

 

UN ADAGIO: “Un estado es gobernado mejor por un hombre bueno que por buenas leyes”. / ARISTÓTELES

 



Columnas anteriores

visitas