VECTOR X

Niños de pecho


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1211

MILLONES DE DÓLARES EN GANANCIAS FUE EL FRUTO DE LA GRAN CORRUPCIÓN EN PEMEX.
 
Frase muy recurrente de AMLO es aquella cuando se refiere a la delincuencia organizada del país cuyas ganancias son nada comparables, dice, con los grandes negocios de la mafia del poder. “Los criminales son niños de pecho delante de los corruptos de gobiernos pasados”, ilustra el paisano.
 
Esos lángaras empiezan a tener nombres y apellidos, entre ellos Emilio Lozoya, ex director de Pemex y el empresario Alonso Ancira, de Altos Hornos de México. 
 
Millones de dólares en ganancias fue el fruto de la gran corrupción en Pemex donde el director general es apenas la punta del iceberg en el juego donde todos ganaban, desde el funcionario más encumbrado hasta quien liberaba las órdenes de pago.
 
Un empresario y amigo cercano a quien esto escribe le confió el año pasado: “Mira compa, aquí en Pemex los contratos son jugosos, pero sigue la mafia y hay que andar repartiendo dinero a todos, desde quien te asigna el contrato hasta aquel que hace la gestión para que el cheque se libere lo más pronto posible. Le entro o cierro el changarro”.
 
Nada novedoso el comentario, lo relevante aquí es la impunidad a los funcionarios menores a Lozoya, es decir, mientras a Don Gato lo andan buscando para entambarlo, su pandilla sigue suelta y muuuy quitada de la pena.
 
A nivel estatal, el Gobernador adán y el Fiscal Jaime Lastra firmaron un convenio de colaboración con Santiago Nieto, titular de la Unidad de Inteligencia Financiera de la SHC, para acabar –prometieron- con la impunidad y cerrar el paso al tráfico de influencias, lavado de dinero y demás cosas.
 
Todo esfuerzo será loable en la medida de sus resultados.
 
Cualquier huachicolero será niño de pecho cuando verdad se conozca la magnitud del abuso cometido en el sexenio anterior por titulares de Secretarías como Educación, Salud y Contraloría.
 
Que el gatopardismo no haga la travesura cambiando todo para que todo siga igual.
 
LA MORRALLA
Refinería, el salvavidas del edén, ¿pero quién atará las manos a la delincuencia? *** Hasta el domingo.
 


Columnas anteriores

visitas