VECTOR X

Adiós al nuevo palacio


Luis Antonio Vidal

Ni cien marchas ni mil bloqueos habrían logrado el golpe de timón.

Una palabra suya bastó para frenar el proyecto municipal de trasladar las oficinas del ayuntamiento a más de 14 kilómetros de distancia de Villahermosa.

AMLO, con el poderoso don de la palabra, acabó de un plumazo con el disparate.

La idea empezó al revés. El alcalde sólo debió hacer una consulta antes de anunciar su truncado proyecto: al Presidente de la República. Sólo con su visto bueno todo habría caminado contra viento y marea, como la refinería en Dos Bocas.

Todo el escándalo del terreno donado y la privatización del agua deja una lección: quien pregunta no se equivoca. Ya no se pueden hacer grandes negocios al amparo de un cargo público, el Presidente se mantiene en una caja de cristal, en un escaparate mañanero donde le llega todo cuanto ocurre en el país.

Ni secretarios ni gobernadores ni alcaldes se escapan de la información que reporteros le comparten a AMLO por las mañanas. Y ahí, en Palacio Nacional, decide a veces a botepronto.

El polémico tema ha quedado atrás. Ahora debe resurgir en la agenda política de Tabasco la forma en que habrá de operarse el borrón y cuenta nueva de los deudores con la CFE.

También pendiente resolver la inseguridad, el regadero de ejecutados como pan nuestro de cada día sin que se vea hoy avance alguno en la responsabilidad del secretario de Seguridad, Jorge Aguirre.

La Morralla

Que el químico Andrés Granier sigue preparando su regreso a la vida política local. Recibe visitas y se le ve activo enviando información a sus amigos *** De maiceado no bajan varios perredistas al dirigente estatal del PRD, Darwin González Ballina. También Agustín Silva se pone de tapete con el régimen para evitar ser carne de presidio *** Hablando de partidos, ¿existe el PAN en Tabasco? ¿tiene dirigente? *** Desborda entusiasmo el inicio de trabajos de la refinería. Sólo un detallito: al tramo carretero de Cunduacán a Paraíso le urge una manota de gato *** Hasta mañana.



Columnas anteriores