VECTOR X

Ayuntamiento siembra campaña de miedo


Luis Antonio Vidal

Lecturas: 1480

Después de la descalificación de AMLO a la intención de vender el palacio municipal de Centro, quienes impulsan la idea han dado giro: el argumento no se basa en lo infuncional del edificio, sino en el riesgo que significa para empleados y ciudadanos.

Generar una campaña de miedo es la nueva estrategia del ayuntamiento. El edificio – dicen ahora- presenta severas fallas estructurales. Sembrar miedo para revertir el rechazo de la opinión pública es un ardid sembrado por funcionarios municipales.

Curiosamente, el recién estrenado vocero del alcalde, Juan Carlos Castillejos, fue uno de los primeros en soltar el petardo de la "terrible condición" del edificio.

Para eso lo contrataron, para crear campañas negras en el intento de contrarrestar el contundente rechazo social al proyecto. Es lo suyo, me dice un colega periodista, mover su tenebrosa mano para combatir a los adversarios, como hacía en el PRI contra la izquierda lopezobradorista.

En el uno-dos, el ayuntamiento ha promovido que grupos de profesionales avalen la misma versión, como el caso del Colegio e Instituto de Ingenieros Civiles cuyo representante certificó que "el palacio municipal presenta problemas estructurales".

Por cierto, ese colegio fue fundado por Rafael Giorgana, hoy director del Instituto de Planeación y Desarrollo Urbano del ayuntamiento, amigo cercano al presidente municipal. Tratan de vender la idea que el inmueble es un cascarón inservible que un día de estos puede derrumbarse. A todo recurren los funcionarios para convencer a los ciudadanos que acepten el disparate.

AMLO siempre ha confiado en el pueblo, es sabio y hoy ese pueblo dice "no" al dispendio. Ya veremos qué inventarán mañana.

La Morralla

Qué culpa tiene la estaca/ si el sapo salta y se ensarta/la culpa no es de la estaca *** Nomás faltó que Fernando Mayans también alzara la mano para sustituir a Josefa Blanco en Semarnat *** Con Silvia Roldán trabajando a medio gas, la Secretaría de Salud no termina por entrar en ritmo.



Columnas anteriores

visitas