JUICIO

Carmito de frente


Abogado del Pueblo

Lecturas: 747

●En Huimanguillo, el alcalde José del Carmen Torruco Jiménez, influenciado por su hijo Fabián Torruco Dagdug, quien dicen es el que verdaderamente da las órdenes en la comuna, está desafiando con todo a la dirigencia estatal de Morena, al desconocer la dirigencia municipal que fue a instalar el mismísimo César Burelo, obviamente con la venia cupular. “Carmito” Torruco puso su propio delegado partidista, y con él se la va a jugar.
 
JUNIOR VALENTÓN
●Y es que el mentado “Carmito” Torruco fue alcalde en el sexenio de Roberto Madrazo allá por los 90,s bajo las siglas del PRI, se fue a radicar a Comalcalco donde es notario público, pero ahora en 2018 regresó a su natal Huimanguillo, porque Morena no tenía candidato, y por ello lo llamaron a que regresara a su pueblo, por lo que gracias al efecto AMLO obtuvo el triunfo y es alcalde por segunda ocasión. Pero su hijo Fabián ha tenido una fallida incursión política, pues en 2015 fue candidato priísta a una diputación local, pero perdió.
 
PODER TRAS EL TRONO
●Por eso, ahora Fabián Torruco es quien manda por encima de su papá, pero ahora lo metió en camisa de once varas, al contra ponerse a las decisiones del sistema morenista. Por tanto, el alcalde Torruco Jiménez está desafiando al poder, y ponerse en contra de su propio partido podría salirle caro y contraproducente.
 
ENEMIGOS INTERNOS
●En Huimanguillo, los neomorenistas Óscar Ferrer Ábalos y Francisco Sánchez Ramos están del lado de la dirigencia estatal, por lo que la alcaldía los ve como enemigos, pero en realidad ellos sí siguen la línea debida. Sin duda, este desacato huimanguillense podría derivar en una fractura interna irreversible que dejaría a Morena en estado de indefensión política, la diputada local Karla Rabelo Dagdug es un proyecto sólido que podría verse afectada por esta ruptura.
 


Columnas anteriores

visitas