EL COMEJÉN…T

¡Sí se puede luchar en la hamaca!


Óscar Ariel Escalante Zapata

Lecturas: 1451

El Presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, estuvo el domingo pasado en Balancán, en donde reiteró que no le fallará a Tabasco, que llegó el tiempo del sur, y recordó a los campesinos la consigna que decían en los movimientos: "Compañero, escucha, en la hamaca no se lucha".

Sin embargo para don Huevoncio de la Fiaca, líder del movimiento "Riqui Ran", quien ha militado en todos los partidos más que por convicción, por conveniencia (se ganó a Pepe Toño), sí se puede luchar en la hamaca y hasta hacer muchas cosas más.

Proveniente de una familia tejedora de hamacas y chinchorros por generaciones, con excepción de él, desde su oficina, que precisamente es una improvisada hamaca instalada en la sala de su casa, don Huevoncio nos cuenta:

"Aunque ahora soy morenista de corazainterrumpe su discurso mientras lanza un soberbio gargajazo que dos gallinas se disputan,- discrepo con mi presi, ya que yo soy un vivo ejemplo, porque todos los días lucho por levantarme temprano de la hamaca, y no puedo; ya como a las diez me siento para desayunar y sólo la dejo para ir al baño".

"Como puedes ver – agrega, mientras recorre con la vista su percudida hamaca- éste es mi despacho y desde aquí presido la unión de hamaqueros del Vaivén, cuarta sección; esa también es mi lucha".

Don Huevoncio nunca ha trabajado, ha sido mantenido por los frutos que vende su mujer, producto de su parcela: desde capulín hasta sandía, doña Tranquilina vende de todo, excepto la papaya, porque esa es exclusiva de su marido.

Debido a lo anterior el líder tiene todo el día y la noche para divisar, desde su hamaca, lo que hacen o dejan de hacer sus vecinos, y enseguida nos sorraja otro caso:

"El otro día vi a mi compa Chilo Dulce en su hamaca, y de repente llegó su comadre Coscolina y que empiezan a luchar ahí mismo; ese es otro claro ejemplo de que en la hamaca si se lucha; lo que ya no supe fue quién perdió la máscara o la cabellera, porque llegó la vieja de mi compa y a friderazos los bajó a los dos".

¿Usted cree que tenga razón don Huevoncio, de que "en la hamaca sí se lucha"?



Columnas anteriores

visitas