¡AH, CARAY!

¡Se rayaron los pozoleros!


Ezequiel Luna Arias

Lecturas: 1160

¡Borrón y cuenta nueva! Que me sirvan las otras, al cabo, en un año más: Borrón y cuenta nueva.

Ahora sí se bañaron casi todos los pozoleros, qué digo se bañaron, se rayaron los condenados. No deben nada de luz y de contra los dejan con la tarifa más baja.

Qué palancas andan allá arriba, no cabe duda. Y pues el que está bien con el de arriba, qué le hacen las perradas del de a lado o del de la esquina. Nada. Que lo aprovechen, ya que a veces esto es pan pa' hoy, hambre pa' mañana.

Era un mundo de lana lo que se debía a CFE. Quién diantre lo iba a pagar. Era impagable e incobrable, más de 11 mil millones de varos, figúrese usted desde 1995 sin pagar, casi un cuarto de siglo.

La famosa Resistencia Civil al estilo choco nació como una protesta contra los fraudes electorales de Robertruco Madrazo en la Pozolandia de a mediados de los 90 y fue promovida inicialmente por López Obrador.

Luego se convirtió en una bandera política de distintos partidos, incluyendo al TRIculeco: Vota por nosotros y tendrás borrón y cuenta nueva en CFE, además de una tarifa justa.

Lo de una tarifa baja, era un viejo reclamo, pues desde los años 60 del siglo pasado, Pozolandia viene pagando con calores desmedidos e inundaciones, el (des) control de las aguas por medio de presas en el alto Grijalva, encaminado a generar la energía eléctrica que requiere el país.

Se volvió tan popular y efectiva la Resistencia Civil contra CFE, que se agarró también pa' no pagar agua potable, predial y tenencia.

Con decirles que muchos remolones pa' pagar, cuando les reclamabas el pago, luego, luego respondían: Estoy en Resistencia de pago.

O cuando la mujer le reclamaba la pensión al marido, éste respondía: Estoy en resistencia.

Pero hubo y las hay de aquellas mujeres que aburridas por el mal trato del varón y su conllevada desobligación, se pusieron también en resistencia carnal.



Columnas anteriores

visitas