CAMINANDO POR LA HEROICA

Nostalgia por Magallanes


Ezequiel Luna Arias

Lecturas: 539

En la década de los 60's, 70's y parte de los 80's del siglo pasado, muchas familias cardenenses en el período vacacional de Semana Santa se recreaban en las playas de Sánchez Magallanes, villa que a pesar de la intromisión del mar hacia su zona urbana sigue siendo la más grande de Cárdenas.

En esos años, la pujanza de la villa era cimentada por la pesca, producción cocotera y turística; contaba con empresarios como don José Sevilla Figueroa, propietario del restaurant Ensueño del Trópico, al cual llegaban orquestas musicales de la talla de la Sonora Santanera.

Gozaba de tanta fama la villa con sus playas, paisajes y restaurantes, que en temporadas de asueto la visitaban turistas de Coatzacoalcos, Agua Dulce, Las Choapas y Nanchital, Veracruz; ya no se diga de Cárdenas y de municipios de Tabasco.

El señor Sevilla Figueroa no sólo era propietario del mejor restaurante de la villa, sino también tenía búngalos, fábrica de hielo, distribuidora de refrescos, cerveza, etc.

La convivencia que se daba entre las familias cardenenses la Semana Mayor era tan cordial, cercana y segura, que aún la recuerdan con nostalgia.

A fines de siglo se vino la caída de Magallanes, ya de por sí averiada con la salinidad del complejo lagunar Machona- Pajonal-Del Carmen, por la apertura de Barra de Panteones en 1975; el avance del mar sobre la zona habitada borró prácticamente del mapa al centro turístico Ensueño del Trópico, y todo lo que conllevaba para atraer vacacionistas.

Se sumaron otras causales: El efecto negativo de la actividad petrolera, el estancamiento de la producción pesquera, el abandono en que autoridades la han tenido; y, últimamente, el crecimiento de la inseguridad en la zona, que ha orillado al cierre de pequeños comercios y la retirada de instituciones financieras.

Pero no todo está perdido para la villa; sus casi 10 mil habitantes, estoy seguro, quieren su resurgimiento. Eso será posible con la buena voluntad y trabajo del gobierno federal, estatal y municipal; y lo mismo, de las familias santaneras.



visitas