DOBLE FILO

Cangrejos en Bonanza


Homero T. Calderón

Lecturas: 1363

El pasado 11 de mayo, su servidor comentó en este mismo espacio editorial, que el tabasqueño es el lobo de sí mismo. El paisano odia que su propio paisano tenga éxito. Nada hay para él más delicioso que despellejar a su prójimo. ¿Por qué esa tendencia mental de los tabasqueños por descalificar a sus coterráneos? Supongo sin conceder, que es una cuestión genética.

No sé si en la UJAT u otras Universidades haya algún equipo de trabajo estudiando este comportamiento. Y si no lo están haciendo deberían empezar a hacerlo.

Curiosamente, es mi costumbre "subir" a las redes sociales mi trabajo periodístico que realizo en el diario Tabasco HOY.

Regularmente tengo entre 35 y 40 comentarios en pro y en contra de mi trabajo. Pero en el texto que escribí el pasado sábado 11, apenas y llegaron unos seis comentarios, Quiero pensar que los posibles críticos sintieron el aguijón de la crítica y prefirieron no zaherirme.

El tema de hoy es para denunciar un caso de esa "mierdez" tan tabasqueña. Hará unos 35 años, conocí a una pareja de novios que se amaban hasta el delirio: Patricia Yedra y Gerardo Sánchez. Obviamente, los vi casarse, disfrutar su amor y posteriormente concebir dos hijos. Ella es hoy abogada y él es hoy médico cirujano. Pero Gerardo murió hace ocho años.

Y el mundo se le derrumbó a su jovencísima viuda. Ella, profesional de la educación preescolar, tuvo que poner una guardería donde hoy reciben atención en su propia casa de la colonia Bonanza, doce niños. Pero nunca pensó Patricia que "desde las sombras de un chat", algunos de sus vecinos que la saludan de beso (pero por detrás hablan mal de ella) están tramando un complot para destruirla.

Encabezados por un señor de nombre Adalberto Cortés Villegas y una asistente de nombre Martha Jaimes, quieren destruir el pequeño patrimonio de Patricia. Los clásicos cangrejos tabasqueños destruyendo a su propia paisana. Y no hay para donde hacerse, señor Cortés. El "chat" lo denuncia. Qué pena me da su hipócrita actitud. Y yo que pensé que su calidad era de otro nivel (Tengo el chat en mi poder por si quiere aclarar algo)…



Columnas anteriores

visitas