DOBLE FILO

El tabasqueño, ¿lobo de sí mismo?


Homero T. Calderón

El comediógrafo Plauto, al escribir su obra se refiere en latín al ser humano: "Homo Homini Lupus". El hombre es el lobo del hombre. En el siglo XVII, el inglés Thomas Hobbes lo popularizó en su obra para la posteridad. Con esto quiero describir a la sociedad tabasqueña actual. ¿Por qué tenemos tan mala fama en la república? Por nuestro comportamiento irracional.

Nada nos parece bueno. Todos roban y nadie los castiga. Fulanito de tal robó muchísimo pero hizo obra. Se murió Amet Ramos siendo el culpable de nuestras desgracias y volteamos a todos lados buscando romperle la madre a quien sea. Hay un "encabronamiento" generalizado que busca culpables en lo inmediato y no los encontramos.

Creo que tenemos que hacer un acto de reflexión y luego uno de contrición. En nuestro estado existen muchos hombres inteligentes pero si no actúan como nosotros pensamos o queremos, "los madreamos". "Ya los compraron"; "les llegaron al precio", decimos. Estamos cayendo en el resbaladizo terreno de las gatas de Angora. Si nos la meten chillamos y si nos la sacan, lloramos. ¿Alguien podrá ayudarnos? Pues si nosotros mismos no paramos esta máquina de destrucción que somos, quizá terminemos auto-fornicándonos.

Por ejemplo: criticamos a Miguel Wabi Yabur porque según nuestras elementales deducciones vino a robar junto a sus amigos. Y yo les digo a muchos de esos críticos. Ni siquiera lo conocen de cerca. Cuando en Tabasco empezó a haber desempleo y pobreza, Wabi Yabur se fue a otro estado y con su inteligencia y talento aprendió a hacer ferias.

¿A quién le costó ese aprendizaje? A él mismo. Hoy que ya aprendió a hacer ferias, justo es que le demos el crédito a su trabajo. Para empezar, esta Feria que mañana termina está hecha con muy poco dinero, simplemente porque hoy no hay moneda suficiente en Tabasco. Va a haber pero aún no cae.

Sin embargo, "haiga sido como haiga sido", el pueblo noble con todas sus carencias (no el que critica a lo pendejo en las redes sociales), está contento. Para eso fue la Feria, para que todos estuviéramos contentos, ¡y lo estamos!...



Columnas anteriores