DOBLE FILO

Inseguridad y corrupción


Homero T. Calderón

Andrés Manuel y Adán Augusto tienen un problema muy perro que resolver en México y Tabasco: cuidarle las manos a los rateros de los dos gabinetes. Los políticos tabasqueños fueron forjados por el PRI, en los negocios sucios durante casi 90 años de usufructuar el poder y la mayoría del gabinete "adánico" es de corte priísta. Obviamente, hay sus excepciones. Entresacaría su servidor de ese equipo de "uñas largas" a cuatro, quizá cinco elementos cuya trayectoria es de total honestidad: Marcos Rosendo Medina Filigrana, Guillermo Narváez, "El Coque" Jorge Suárez Vela, Romeo Gurría y Enrique Soberanes. No más.

Un comentario en redes sociales habla de los logros de AMLO en sus cinco meses de gobierno. Según esto, bajó el precio del dólar un 7.2 por ciento; bajó la inflación un 0.34 por ciento; El salario mínimo aumentó un 16.2 por ciento; la producción petrolera aumentó un 16.4 por ciento y el tráfico de huachicol fue abatido en un 95 por ciento.

Extraordinario ese trabajo de AMLO, pero ninguno de los dos, ni él ni Adán Augusto han podido abatir la inseguridad pública. Este pinche país tan nuestro, lo dejaron caer los priístas en menos de 40 años. Y para enderezarlo, aún tenemos que derramar muchas lágrimas…

NOTABENE. ¿En dónde nace el poder? En hogares privilegiados. No se necesitan grandes manifestaciones de gritos ni de disciplina espartana para forjar un político. En el caso concreto de los López Hernández, se habla mucho de la influencia de don Payambé López Falconi y de su fortuna dedicada a hacer crecer a sus hijos. Pero nadie habla de doña Aurora Hernández, su esposa que es donde radica todo ese poder que usufructúan los hermanos López Hernández…HOY, esta distinguida dama que habla muy poco, ha podido forjar a dos gobernadores al mismo tiempo, el de Tabasco (Adán Augusto) y el de Chiapas (su hijo político Rutilio Escandón)…Que yo sepa, en la historia de la república nunca había habido un caso semejante. Pero doña Aurora está en estos momentos en su lecho de enferma. Le envío mis mejores deseos porque venza su enfermedad… ¡Ánimo señora Aurora!...



Columnas anteriores