CURUL 36

Ediles pongan sus barbas a remojar


Leobardo Pérez Marín

Lecturas: 1201

Quienes deben poner sus barbas a remojar son los alcaldes de Morena, porque ahora la dirigencia estatal que encabeza Francisco Burelo Burelo, contratará a tres auditores y especialistas financieros para revisar cuenta pública, licitaciones, adjudicaciones, compras directas y nóminas de los 15 ayuntamientos que son emanados de sus filas.

El dirigente morenista tiene listo a los expertos en temas presupuestales que lo ayudarán en la revisión de toda la información sobre el manejo de recursos públicos, y también en la asignación de obras en todos los niveles de gobierno que hayan sido electos bajo las siglas de su partido.

Burelo Burelo está consciente que se presentarán actos de corrupción, razón por la cual se tiene que revisar y hacer las denuncias correspondientes, sobre todo porque hay quienes hoy están en un cargo y que no están comprometidos con el proyecto que encabeza Andrés Manuel López Obrador.

No se darán a conocer los nombres de los auditores para no politizar el tema, pero se sabe que tienen más de 15 años como auditores públicos y son confiables, aunque también habrá intentos de soborno por parte de algunos alcaldes que desde el primer día sacaron las uñas o que tienen a sus parientes en la nómina, hechos que siempre han sido condenados por Morena.

Antes que arranquen estas auditorías que han llamado ciudadanas, el Químico Burelo sostendrá una reunión con los 15 alcaldes de su partido para explicarles cuál es el objetivo de estas revisiones y pedirles las facilidades, con el compromiso que de encontrar alguna irregularidad serán notificados para que realicen las correcciones, pero también para advertirles que si no hay la disposición, recurrirán a la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública.

Hay que recordar que en los primeros cinco meses que llevan gobernando los ediles, ha habido denuncias directas de posibles actos de corrupción como es el caso de Evaristo Hernández Cruz en Centro, quien asignó de manera directa un contrato de 10 millones a una empresa para la instalación de albercas.



Columnas anteriores

visitas