POLÍTICA DE HOY

Dragón prepotente


Samuel Cantón Zetina

¿Qué sucede con un presunto político profesional como Evaristo Hernández, que le da por enfrentar con altanería y gritos a los ciudadanos?
 
En el tobogán de Mina, un primer habitante del Centro le pidió que invirtiera en lo que hace falta, y no “en tonterías”.
 
“¿Cómo va usted a gastar tanto dinero ($10 millones) en esto? ¡En las colonias no hay agua, señor!”
 
La respuesta del eterno candidato a gobernador fue burlona y arrogante: “Cuando pueda ser el presidente municipal, usted haga lo que tiene pensado; ahorita, el presidente soy yo...”
 
El vecino comentó: “Lo último que haría yo es venir aquí…” (al inflable).
 
Altanero, Evaristo repuso: “¡Pues no venga…!”, No conforme, el Dragón (iracundo) dijo:
“Usted haga con su dinero lo que quiera hacer...”
 
La reacción de Rubicel Sánchez (acusado por el ex priísta de provocador de Gaudiano) no se hizo esperar: “¡No! Usted no puede hacer con el dinero del pueblo lo que quiera, ¿Por qué no lo sometió a votación?”.
 
Y ahí fue otra vez el flamante edil de la 4T, arrogante: “Ya la gente votó por mí... 240 mil votos, amigo”.
 
Su actitud, en el segundo caso, fue todavía más desproporcionada.
 
Ahora en el reloj floral -el Ayuntamiento gasta otra vez para “rehabilitarlo”-, un residente del municipio lo abordó para pedirle que lo reciba y escuche a propósito de una construcción ilegal que solapó su primera administración (2007-2009), y que causó afectaciones a su terreno.
 
“Usted lo permitió”, le sorrajó.
 
Evaristo contestó: “Estamos iniciando” (lleva casi 7 meses), y no ha podido dar audiencias. Su director de Obras le informó que era un problema “entre particulares”.
 
Y el funcionario se enfrascó en una discusión, exigiendo al ciudadano que “cumpla con su responsabilidad”, y demande, y -ya a gritos- lo increpó diciéndole que no le quiera echar la culpa de todo al gobierno, que éste no va a resolver sus problemas personales, y que (de plano) no lo va a recibir.
 
¿Pues qué le hicieron al Dragón?
 


Columnas anteriores