CURUL 36

Fin a los vuelos gratis


Leobardo Pérez Marín

Con la venta de la aeronave Lear Jet modelo 28 se termina una historia de excesos, de gastos y glamour que por sexenios cubrieron la figura Gubernamental, de la cual incluso gozaron los hijos de ex gobernadores y sus amigos. Ya no habrá paseos a bodas, bautizos y comidas fuera del estado a cargo del erario, porque muchas veces para ésto fue que ocuparon este avión, más que de trabajo.
 
Aún se recuerda el viaje a las playas de Cancún realizado por Fabián Granier y sus amigos en este Lear Jet, cuyos gastos salieron del presupuesto público. Con la decisión no sólo de venderlo sino de no utilizar aviones privados se estaría ahorrando el Gobernador del estado, Adán Augusto López Hernández, miles de millones de pesos, pues tan sólo por este concepto durante su sexenio el ex mandatario Arturo Núñez Jiménez pagó un monto de 75 millones 426 mil 580 pesos a tres empresas dedicadas a brindar el servicio de transportación aérea.
 
Es increíble que aún sabiendo que esta aeronave ya era casi infuncional, Núñez Jiménez haya autorizado el pago de 1.5 millones de dólares en su reparación en el 2018, por lo que seguramente el Órgano Superior de Fiscalización (OSF) deberá hacer las auditorías necesarias durante el proceso de revisión.
 
Otro dato importante es que una vez que se venda y que el otro avión se traiga al museo Papagayo, se dejará de rentar el hangar de Gobierno, por el que actualmente se pagan al mes 160 mil pesos, en un sexenio se destinaron 11 millones 520 mil pesos aproximadamente; el mismo Gobernador Adán Augusto López Hernández así lo ha sostenido.
 
Todo indica que se acabaron los paseos pagados por el dinero de los tabasqueños.
 
TRABAJANDO
 
Destacable es el trabajo que han venido realizando dos diputados, la priísta Ingrid Rosas Pantoja, quien ha dado muestras que la edad no es pretexto para no hacer las cosas bien, para no apoyar a quienes le dieron a su partido la confianza; otro es Jesús de la Cruz Ovando, quien ha encabezado la lucha social de diferentes grupos vulnerables. Bien por ellos.
 


Columnas anteriores