MANIFIESTO

La miseria humana


José Chablé Ruiz

Sin pretender ser moralistas o atentar contra la libertad de expresión porque afortunadamente vivimos en un país libre, por el que miles de mexicanos perdieron la vida para que disfrutemos de plena libertad humana, es necesario que como ente social reflexionemos sobre la importancia de valorar la dignidad de las personas, sensibilizarnos con el dolor humano, y evitemos reproducir hechos trágicos que generan irritación social, que daña gravemente a la sociedad.
 
El poeta nicaragüense Rubén Darío con “Los Motivos del Lobo” pareciera darle la razón al comediógrafo latino Titus Maccius Plautus, quien en su comedia Asinaria apuntara que el hombre es el lobo del hombre: “Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit” (Lobo es el hombre para el hombre, y no hombre, cuando desconoce quién es el otro). Frase que popularizó el filósofo inglés Thomas Hobbes en su obra De Cive, “Homo, homini, lupus” (El hombre es un lobo para el hombre); aunque el filósofo francés Jean-Jacques Rousseau en el “Contrato Social” sostenía que “El hombre es bueno por naturaleza y la sociedad le corrompe”.
 
Los recientes hechos de violencia ocurridos en Comalcalco y Cárdenas muestran la insensibilidad de algunas personas que, en lugar de auxiliar a las víctimas de los atentados ocurridos, filman la tragedia que deja ver su patología mental de un morbo por lo negativo, por la maldad. Entendida esta última en una persona como carente de bondad, caridad, de moral. ¿Qué podemos esperar de quienes difunden los horrores de la violencia? 
 
Imponer el terror en el conglomerado social para disfrutar el miedo que prevalece en los diversos grupos sociales, controlarlos con la amenaza de que algo similar puede ocurrir con otras familias o personas, si no acceden a satisfacer sus perversidades.
 
Otros perversos aprovechan la oportunidad de enviar mensajes subliminales a las autoridades, de mostrar la capacidad que tienen con las tecnologías de la información y de la comunicación para dañar su imagen como gobierno.
 


Columnas anteriores